Baviera

1 / 23

1 / 23

ESY-014961501. El castillo en 2017

El castillo en 2017

El llamado "rey loco" tenía fama de excéntrico, pero los palacios que imaginó como refugios en los bosques, montañas y lagos de su amada Baviera forman hoy una de las rutas más atractivas de Alemania. Neuschwanstein se halla a 4 kilómetros de Füssen. Se aconseja acudir primero al mirador situado enfrente y apreciar su presencia casi irreal que remite a los cuentos de hadas (inspiró el castillo de la Bella Durmiente).

Foto: Age Fotostock

2 / 23

l06 00380204. El castillo en 1869

El castillo en 1869

Luis II dibujaba de niño un roquedo cercano al palacio de su padre. Con 24 años, siendo ya rey, sobre él mandó elevar Neuschwanstein, su castillo más fantasioso y el que menos pudo disfrutar. Las obras iniciadas en 1869 duraron dos décadas, en las que a veces se trabajaba de noche con candiles. El interior se lo encargó a un escenógrafo teatral para que representara las óperas de Wagner, su protegido.

Foto: Age fotostock

3 / 23

DE000836a. El castillo en 1886

El castillo en 1886

En 1886 el rey dormía en sus aposentos cuando fue arrestado por su supuesta incapacidad mental. Al poco tiempo moría ahogado en un lago –pese a ser un gran nadador– sin ver completado su sueño. Más tarde, los nazis ocultaron en el castillo las obras de arte y el oro requisados a los judíos. Había orden de destruirlo en caso de derrota, pero Neuschwanstein sobrevivió. 

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

4 / 23

Neuschwanstein Thronsaal DI002149. Thronsaal o Sala del trono

Thronsaal o Sala del trono

La sala donde debía ubicarse el trono de Luis II estaba situada entre el tercer y el cuarto piso y media 13 metros de altura. Los flancos están decorados con suntuosas arcadas doradas y termina en un ábside con un lugar reservado para el trono. La lámpara crea el efecto de una enorme corona justo encima de donde debía sentarse el rey.

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

5 / 23

Neuschwanstein Ansicht-von-Nordosten Foto-Anton-Brandl DE000049b. Una ubicación excepcional

Una ubicación excepcional

En un lugar privilegiado de la profunda región bávara, el castillo de Neuschwanstein se yergue en el desfiladero de Pöllat. Las altas cumbres de los Alpes nevados y los numerosos lagos que se hallan en la zona otorgan a este castillo un aura mística. 

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

6 / 23

Neuschwanstein Oberer-Hof Foto-Irma-Mayr DE000768a. La entrada principal de Neuschwnastein

La entrada principal de Neuschwnastein

La imponente fachada principal del palacio recibe al visitante con toda la solemnidad en el patio superior. El edificio de la derecha es la "casa de los caballeros", mientras que en la parte izquierda de la imagen, tras el árbol, se puede ver "el cuarto de las damas". 

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

7 / 23

Neuschwanstein Ankleidezimmer DI002163 Zweitbelichtung01. Vestidor

Vestidor

En el tercer piso y junto a las demás estancias de la residencia real, estaba ubicado el vestidor, decorado con el mismo estilo solemne que el resto de cuartos del Castillo. En su interior se tiene la impresión de caminar por un escenario, entre cortinajes, revestimientos de roble y frescos que aluden a mitos wagnerianos. Tras su aspecto medieval y romántico sorprende la innovadora equipación que tenía: agua corriente, calefacción, montacargas, timbres para el servicio.... Hoy es el monumento más fotografiado del país. 

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

8 / 23

Neuschwanstein Foto-Fotostudio-Samer DI006313. Una huella imborrable

Una huella imborrable

A pesar de que ya hacía varios meses que Luis II vivía en el castillo, cuando murió el rey todavía no había terminado la construcción de su residencia. Y de hecho nunca se terminó completamente. La partes que faltaban se acabaron de forma rápida y sin cumplir las exigencias del monarca. Aún así, el castillo ya tenía la esencia de lo que hasta hoy lo ha convertido en un símbolo de Baviera: la huella de Luis II. 

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

9 / 23

DE000770a. El palacio de Baviera

El palacio de Baviera

Para la construcción de este palacio, el rey exigió exclusivamente trabajadores y materiales bávaros, sin apenas importaciones. Así se desarrolló una poderosa industria artesanal haciendo, hoy por hoy, que Baviera siga siendo uno de los enclaves industriales más importantes de Alemania.

Foto: © Bayerische Schlösserverwaltung. www.schloesser.bayern.de

10 / 23

AP 361246565050. Augsburgo

Augsburgo

Durante la navidad, Augsburgo brilla con una luz especial en el sur de Alemania. La Plaza del Ayuntamiento alberga un animado mercado que cuenta con un reloj carillón del que salen ángeles-autómatas que interpretan los villancicos.

Foto: AP Images

11 / 23

Munich. Múnich

Múnich

A pesar de que se pueden encontrar distintos mercadillos navideños paseando por los barrios de la ciudad, el más popular de Múnich se halla en Marienzplatz. Uno de los mayores atractivos de este mercado es que, en los conciertos de música en vivo que se celebran en la misma plaza, se pueden ver instrumentos tradicionales como el alforn o trompa de los Alpes, que se usaba en las regiones alpinas como método de comunicación. 

Foto: AP Images

12 / 23

Neuschwanstein. Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein

El más famoso e icónico de los castillos alemanes está situado en la región de Baviera y, a pesar de su aspecto medieval, con torreones y picudas almenas, fue construido en el siglo XIX. Luis II de Baviera, llamado el Rey Loco, fue su artífice, aunque murió sin verlo terminado. El castillo es una auténtica fantasía, desde la reproducción de la gruta donde Wagner interpretaba sus obras a las originales dependencias y mecanismos que llenan el palacio. Su nombre original era «Nuevo castillo de Hohenschwangau», en honor del castillo donde el rey pasó gran parte de su infancia y a su muerte lo cambiaron por el de Neuschwanstein. Recibe cada año 1,4 millón de visitantes.

Gtres

13 / 23

STC 88453. Ritos a la manera masónica

Ritos a la manera masónica

Los Iluminados organizaban ceremonias cada vez que uno de sus miembros ascendía a un grado superior. Por ejemplo, los que pasaban de «iluminado menor» a «iluminado mayor» eran introducidos en una gran sala ante una suerte de jurado de la Orden y, tras jurar que dirían la verdad, entregaban una confesión escrita sobre su vida pasada, incluidos detalles como sus relaciones amorosas. Grabado de 1733

BRIDGEMAN / INDEX

14 / 23

prisma 400 5699. Escalones hacia la iluminación

Escalones hacia la iluminación

Pirámide masónica de Estados Unidos, con el ojo que todo lo ve en su cúspide.

LEEMAGE / PRISMA

15 / 23

KSL 268926. La cuna de los Iluminados

La cuna de los Iluminados

Alemania en 1783. Vista de una plaza de Kassel, capital del estado de Hesse, cuyo príncipe se afilió a la Orden de los Iluminados. Óleo por J. H. Tischbein.

BRIDGEMAN / INDEX

16 / 23

22019925. Neuschwanstein

Neuschwanstein

Los puntiagudos torreones de este castillo de cuento recortan su silueta sobre los picos nevados y el verde intenso de los bosques alpinos.

REINHARD SCHMID / HUBER / FOTOTECA 9 X 12

17 / 23

22019804. El Castillo de Juventud

El Castillo de Juventud

Las salas del Hohenschwangau están decoradas con pinturas alusivas a las leyendas germánicas que poblaron las composiciones de Richard Wagner.

HP HUBER / FOTOTECA 9 X 12

18 / 23

SIM-413921. Múnich

Múnich

Luis II nació en el palacio de Nymphenburg, en las afueras de la capital bávara. Es un conjunto de edificios y jardines barrocos.

VITTORIO SCIOSIA / FOTOTECA 9 X 12

19 / 23

mapa CASTILLOS DE BAVIERA. Nymphenburg

Nymphenburg

El salón principal refleja el esplendor que rodeaba la vida de los reyes bávaros. El techo está decorado con frescos del pintor más famoso de la época, Johann Baptist Zimmermann.

CAUDIO CASSARO / FOTOTECA 9 X 12

20 / 23

700-03466900a. Füssen, ciudad de violines

Füssen, ciudad de violines

Un laberinto de calles se apreta entre las murallas de Füssen. El castillo gótico de Hohe y la abadía de St Mang –de claustro románico y salas barrocas– son sus edificios más destacados. Este último aloja hoy el Museo de Historia de la ciudad, que describe el apogeo de Füssen como centro de fabricación de violines en el siglo XVI. www.fuessen-en.ictourismus.de

MASTERFILE

21 / 23

SIM-406743. Linderhof

Linderhof

Diseñado como un Versalles en miniatura, este palacio era el refugio de Luis II cuando quería huir de la corte. Los jardines están abiertos de abril a octubre.

BILDAGENTUR HUBER / R. SCHMID / FOTOTECA 9 X 12

22 / 23

02015662. Lago Chiemsee

Lago Chiemsee

La abadía de la isla Fraueninsel (siglo VIII) es uno de los conventos más antiguos de Alemania. Su visita es un complemento al castillo de la isla Herrenchiemsee.

HP HUBER / FOTOTECA 9 X 12

23 / 23

22019567. Los castillos de Luis II de Baviera

Los castillos de Luis II de Baviera

1 Múnich. La capital del estado de Baviera alberga el palacio natal de Luis II de Baviera.

2 Hohenschwangau. El palacio de juventud se sitúa sobre el lago Alpsee.

3 Füssen. Pueblo tradicional a los pies de los Alpes bávaros.

4 Neuschwanstein. Luis II diseñó este castillo de estilo medieval con ayuda de un escenógrafo. Sus salas están decoradas con escenas mitológicas.

5 Linderhof. Este palacete es como un Versalles a escala reducida. Destacan los jardines, por su fuente central, el pabellón morisco y la gruta.

6 Lago Chiemsee. El «mar de Baviera» es un famoso destino de verano.

7 Herremchiemsee. Esta isla del Chiemsee aloja un magnífico castillo.

Mapa: BLAUSET

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes