Amazonas

1 / 41

1 / 41

Amazona, Iquitos, Peru. Río Amazonas, a su paso por Iquitos

Río Amazonas, a su paso por Iquitos

Uno de los ríos míticos del planeta. Su cuenca hidrográfica corresponde a cerca de una quinta parte del agua dulce líquida del planeta. Se trata de un universo maravilloso de fauna y flora. Es el río más largo del mundo, con 7.062 km de longitud desde su nacimiento hasta la desembocadura. Nace en Perú, atraviesa Colombia y desemboca en Brasil. A él llegan más de 1.000 ríos tributarios, algo que lo convierte en el río más caudaloso del mundo (contiene más agua que el Nilo, el Yangtsé y el Misisipi juntos). Su conservación es esencial para el planeta.

Foto: Gtres

2 / 41

Phyllomedusa bicolor

Phyllomedusa bicolor

Foto: Gtres

3 / 41

Ameerega trivittata

Ameerega trivittata

Foto: Gtres

4 / 41

Desembocadura del Amazonas en una foto de satélite tomada en 1990

Desembocadura del Amazonas en una foto de satélite tomada en 1990

Desembocadura del Amazonas en una foto de satélite tomada en 1990. Puede apreciarse en el centro de la imagen la isla de Marajó. En rojo resaltan las ciudades de Macapá, a la izquierda, y Belém a la derecha.

Foto: NASA

5 / 41

Manaos, Brasil

Manaos, Brasil

Vista aérea del río Amazonas a su paso por Manaos, la capital del Estado brasileño de Amazonas.

Foto: Gtres

6 / 41

Iquitos, Perú

Iquitos, Perú

Vista del río Amazonas desde una de sus orillas a su paso por las inmediaciones de la ciudad de Iquitos, en Perú.

Foto: Gtres

7 / 41

Venezuela

Venezuela

Río Amazonas a su paso por el altiplano, en Venezuela.

Foto: Gtres

8 / 41

Desembocadura del río Amazonas. Costa de Pará, Brasil

Costa de Pará, Brasil

Desembocadura del río Amazonas

Foto: ESA

9 / 41

Primeras imágenes . Primeras imágenes del arrecife de coral

Primeras imágenes del arrecife de coral

Las primeras imágenes vistas de este fenómeno se han conseguido con un robot acuático de Greenpeace.

Foto: Greenpeace

10 / 41

Conflictos de intereses

Conflictos de intereses

La exploración petrolífera amenaza la supervivencia de este bioma único en el mundo. Desde la asociación ecologista se muestran rotundos: "Debemos defender el arrecife y toda la región de la boca de la cuenca del  Amazonas de la avaricia de las empresas que anteponen los beneficios económicos al medio ambiente y a las personas" explica Elvira Jiménez, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace.

Foto: Greenpeace

11 / 41

Cochlearius cochlearius

Cochlearius cochlearius

Foto: Gtres

12 / 41

 Yoina y el mico

Yoina y el mico

Un tamarín de Spix (Saguinus fuscicollis) descansa sobre la cabeza de Yoina Mameria Nontsotega mientras que la chica, del pueblo amazónico de los Matsigenka, se refresca en el río Yomibato, en el Parque Nacional peruano de Manú.

Foto: Hamilton James / National Geographic

13 / 41

129orellana1. La inmensidad verde

La inmensidad verde

El Amazonas constituye la red fluvial más formidable del mundo, nutrida por más de mil ríos que vierten sus aguas en el océano Atlántico. Francisco de Orellana se adentró en esta inhóspita región para explorarla en 1542.

LOREN MCINTYRE / AGE FOTOSTOCK

14 / 41

129orellana5. A través de un continente

A través de un continente

En esta ilustración del atlas de Diego Homem, de 1565, puede apreciarse el río Amazonas, representado como una serpiente zigzagueante. Biblioteca Nacional, San Petersburgo.

BRIDGEMAN / INDEX

15 / 41

129orellana6. Las mujeres guerreras

Las mujeres guerreras

Sobre las coniupuyara, las mujeres guerreras, dijo Carvajal, cronista de Orellana: «Estas mujeres son muy membrudas y andan en cueros haciendo tanta guerra como diez indios». Arriba, amazonas en un grabado de Theodore de Bry. Siglo XVI.

WHITE IMAGES / SCALA, FIRENZE

16 / 41

MM7887110409 84426. Pucallpa, Perú

Pucallpa, Perú

Una escultura de caoba en un parque de Pucallpa simboliza la importancia de este árbol. 

Foto: Alex Webb

17 / 41

MM7887110415 88489. Cientos de años talados

Cientos de años talados

Un agente del servicio de parques de Perú mide el diámetro del tronco de una caoba talada ilegalmente. Un leñador armado con una sierra mecánica puede derribar un árbol multicentenario como este en menos de media hora.  

Foto: Alex Webb

18 / 41

MM7887110408 83177. Río Ucayali

Río Ucayali

Un remolcador que navega por el río Ucayali deja atrás el centro de Pucallpa para entregar los troncos a uno de las decenas de aserraderos que hay en el puerto. El floreciente puerto madererero está situado estratégicamente en la intersección de este importante afluente del Amazonas y una autopista que permite que los camiones transporten la madera hasta la costa del Pacífico, atravesando los Andes.

 

Foto: Alex Webb

19 / 41

MM7887110412 86926. Capirona de estraperlo

Capirona de estraperlo

Unos hombres descargan de las embarcaciones un cargamento de capirona, una madera muy densa utilizada en la construcción, en las afueras de Pucallpa. Gran parte de la madera peruana se obtiene sin los permisos reglamentarios y luego se vende con documentación falsa 

Foto: Alex Webb

20 / 41

MM7887110413 86564. La cuenta atrás

La cuenta atrás

Un guarda del servicio de parques (a la izquierda) y un guía ashéninka miden esta vieja caoba, muy valiosa para los leñadores furtivos. Ante la dificultad de proteger árboles de forma individual, este gigante tiene los días contados.  

Foto: Alex Webb

21 / 41

MM7887 110802 101898. Explotaciones locales

Explotaciones locales

En medio de una nube de astillas y serrín, un leñador sierra un tronco de caoba en una parcela forestal de una comunidad indígena a lo largo del río Alto Purús.

 

Foto: Alex Webb

22 / 41

MM7887110413 87617. Nueva Bella, Perú

Nueva Bella, Perú

Mujeres y niños ashéninka se reúnen en su remoto asentamiento de Nueva Bella. Estas comunidades son el blanco de los leñadores sin escrúpulos, que consiguen su madera a precios ridículos y roban la caoba de las reservas cercanas, donde las tribus viven en total aislamiento.  

Foto: Alex Webb

23 / 41

MM7887 110726 096626. Río Alto Tamaya, Perú

Río Alto Tamaya, Perú

La niebla matinal aún flota sobre el río Alto Tamaya cuando los ashéninka de Saweto se preparan para un viaje río arriba que los llevará a enfrentarse a una banda de leñadores furtivos. Durante años sus selvas han sido saqueadas por su madera de primera calidad. Ahora han decidido actuar. 

Foto: Alex Webb

24 / 41

MM7887110416 88874. Dulce Gloria, Perú

Dulce Gloria, Perú

La cultura del consumo llega a la aldea de Dulce Gloria en forma de guitarra eléctrica. Las comunidades de la Amazonia a menudo adquieren productos gracias a las propinas de los leñadores, muchos de los cuales violan los permisos de tala al cortar árboles fuera de los límites de la comunidad.

Foto: Alex Webb

25 / 41

MM7887 110803 103226. La responsabilidad de una tribu

La responsabilidad de una tribu

Una mujer ashéninka cruza una cancha de baloncesto en la aldea de Dulce Gloria. Los ashéninka están en la primera línea de los esfuerzos por poner freno a la tala ilegal en la Amazonia peruana.

Foto: Alex Webb

26 / 41

MM7887110417 89720. Puerto Breu, Perú

Puerto Breu, Perú

La colada tendida es un lugar de juegos para los niños de Puerto Breu, un municipio situado a unas pocas horas en barco río arriba de la frontera con Brasil.

Foto: Alex Webb

27 / 41

MM7887 110728 097922. Los colores de la selva

Los colores de la selva

Las mujeres culina se pintan el rostro para las ocasiones especiales. En sus tierras abundan las caobas y unas bayas rojas y negras con las que elaboran las pinturas faciales.  

Foto: Alex Webb

28 / 41

MM7887 110731 099576.  Puerto Esperanza, Perú

Puerto Esperanza, Perú

Dos mundos confluyen en la ciudad fronteriza de Puerto Esperanza, en el río Alto Purús, adonde llegan artículos de consumo importados como unas muñecas de ojos azules fabricadas en China y unos platos esmaltados.

Foto: Alex Webb

29 / 41

MM7887 110720 093933. Caoba, el oro rojo

Caoba, el oro rojo

Una troza de ceiba cuelga de una grúa sobre el río Ucayali, en las afueras de Pucallpa. Las ceibas ofrecen un rico hábitat para primates, aves, anfibios e insectos. Además están muy buscadas para fabricar pulpa y madera contrachapada. 

Foto: Alex Webb

30 / 41

Metatada_158. Hábitat en peligro

Hábitat en peligro

A medida que la tala arrasa el bosque lluvioso y las pesquerías comerciales ocupan sus áreas de pesca, empieza a peligrar el mundo de estos señores del río.

Foto: Kevin Shafer

31 / 41

Metatada_159. Similitudes y diferencias con los cetáceos

Similitudes y diferencias con los cetáceos

Esta imagen tomada con gran angular ofrece una visión alargada del robusto delfín de río y pone de relieve su parentesco con las ballenas. Estos delfines de agua dulce, descendientes de antepasados marinos, conservan la poderosa aleta caudal de los cetáceos, pero prácticamente han perdido la aleta dorsal, convertida en simple cresta. Su forma corporal adaptada es perfecta para maniobrar en el laberinto de ramas y hojas del bosque inundado.

Foto: Kevin Shafer

32 / 41

Metatada_153. Una mandíbula muy fuerte

Una mandíbula muy fuerte

Los músculos de las mandíbulas permiten al boto atrapar una presa con la ferocidad de un cocodrilo. "Es como una guillotina industrial", dice el biólogo Tony Martin.

Foto: Kevin Shafer

33 / 41

Metatada_154. Una enorme agilidad

Una enorme agilidad

En una exuberante demostración de fuerza muscular y agilidad, un boto emerge de las aguas del bosque inundado.

Foto: Kevin Shafer

34 / 41

Metatada_152. Caza entre los árboles

Caza entre los árboles

Los botos cazan peces, cangrejos y tortugas entre los árboles.

Foto: Kevin Shafer

35 / 41

Metatada_156. Un año de lactancia en los delfines

Un año de lactancia en los delfines

Una madre y su cría permanecen juntas entre la vegetación sumergida. La lactancia dura más de un año. Las hembras paren una sola cría cada dos o tres años.

Foto: Kevin Shafer

36 / 41

Metatada_155. Apareamiento de los delfines

Apareamiento de los delfines

Un delfín macho prueba suerte con la selección sexual, arrojando al aire la semilla, de desmesuradas dimensiones, de un árbol del bosque lluvioso. Cuando llega la época del apareamiento, los machos golpean el agua con ramas y juncos, o enarbolan tortugas vivas como si fueran trofeos. "Lo hacen para atraer a las damas —dice Tony Martin, biólogo de la Universidad de Kent—. Un macho puede salir varias veces a la superficie con un objeto aferrado en el hocico, para luego girar lentamente sobre sí mismo". Gran parte de la vida del delfín de río sigue estando fuera de nuestro alcance. "De momento, sólo podemos imaginar los cantos y sonidos de alta frecuencia que probablemente acompañan esas conductas —añade Martin—. Es como mirar por el ojo de una cerradura acuática".

Foto: Kevin Shafer

37 / 41

Metatada_151. Estación lluviosa, más espacio para nadar

Estación lluviosa, más espacio para nadar

De marzo a julio, los diluvios de la estación lluviosa expanden el territorio de los delfines a las llanuras inundadas y al bosque lluvioso del archipiélago de las Anavilhanas, una vasta cadena de islas en el río Negro. 

Foto: Kevin Shafer

38 / 41

Metatada_160. Métodos tradicionales de pesca

Métodos tradicionales de pesca

Muchos pescadores, como éste del río Ariaú, en Brasil, pescan con esparaveles lastrados. Estos métodos tradicionales a pequeña escala son mucho menos perjudiciales para los delfines que el uso cada vez más frecuente de redes de arrastre, donde los animales pueden enredarse y morir ahogado.

Foto: Kevin Shafer

39 / 41

Metatada_148. Inundación anual del Amazonas

Inundación anual del Amazonas

Rastreando a sus presas en la profundidad del bosque, los delfines de río sacan el máximo partido de la prodigiosa inundación anual de la Amazonia.

Foto: Kevin Shafer

40 / 41

Metatada_149. Delfines color gris pálido

Delfines color gris pálido

Parecen de color naranja por el limo y la vegetación en descomposición que tiñen las aguas de la cuenca del río Amazonas, pero fuera del agua son gris pálido, y algunos presentan una coloración rosada. Estos delfines, a los que en Brasil llaman botos, emiten ultrasonidos a modo de sónar para producir una ecografía tridimensional de su mundo tenebroso.

Foto: Kevin Shafer

41 / 41

Metatada_150. Una cría cada 2-3 años

Una cría cada 2-3 años

Una madre y su cría permanecen juntas entre la vegetación sumergida. La lactancia dura más de un año. Las hembras paren una sola cría cada dos o tres años.

Foto: Kevin Shafer

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes