África

1 / 404
Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

1 / 404

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

Foto: Gtres

Marathon des Sables

2 / 404

Marathon des Sables

Fotografía finalista en la categoría: Sports

Corredores en el Maratón de Sables -Maratón de las Arenas- en el Desierto del Sahara, Marruecos.

Foto: Erik Sampers / World Press Photo 2018

Dead Valley, Namibia

3 / 404

Dead Valley, Namibia

Fotografía de la serie ganadora del gran premio: Mobile Photographer of the Year 2018

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018 / Mobile Photography Awards 2018

Woman in Namibia

4 / 404

Woman in Namibia

Fotografía de la serie ganadora del gran premio: Mobile Photographer of the Year 2018

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

Erg Chebbi, Marruecos

5 / 404

Erg Chebbi, Marruecos

Imagina recorrer en camello las altas dunas, dormir en el desierto rodeado de kilómetros y kilómetros de silencio y bajo las estrellas. Imagina despertar y ver cómo con el sol la fina arena se va tiñendo de colores. En algunos lugares, las dunas del desierto de Erg Chebbi alcanzan hasta 150 metros de altura. Forma parte del Sáhara y se extiende desde Marruecos hasta Argelia. De forma sorprendente, en los inviernos lluviosos se forman algunos lagos en los que se concentran diferentes especies de aves migratorias.

Foto: Gtres

Avenida de los Baobabs, Madagascar web. Avenida de los Baobabs, Madagascar

6 / 404

Avenida de los Baobabs, Madagascar

Antoine de Saint-Exupéry no viajó a Madagascar; pero al ver este paisaje de baobabs, uno no puede dejar de pensar en el asteroide B612, el hogar del principito. Este paraje, entre Morondava y Belon’i Tsiribihina, en la región de Menabe, se conoce como “La avenida de los baobabs” porque concentra una treintena de ejemplares de este asombroso árbol que es, junto a los lémures, símbolo de Madagascar. Los baobabs son árboles que pueden llegar a más de ochocientos años de edad y alcanzan alturas de treinta metros.  

Foto: AP

Cráter del Ngorongorweb. Cráter de Ngorongoro, Tanzania

7 / 404

Cráter de Ngorongoro, Tanzania

Tal vez estemos antes lo más parecido al edén. Este lugar en Tanzania es uno de los espacios naturales más importantes, e imponentes, de todo África. Una fauna única y los rastros de los primeros humanos se mezclan en un lugar increíble. La zona de conservación de Ngorongoro es un espacio protegido con una extensión de 8.288 km², al oeste de la ciudad de Arusha, en las tierras altas volcánicas de Tanzania. El cráter de Ngorongoro y la garganta de Oldupai no sólo tienen una gran importancia medioambiental (es el hábitat para elefantes, leones, leopardos, búfalos y rinocerontes...), sino que son uno de los escenarios principales en la investigación de la evolución de la especie humana.

Foto: Gtres

Cataratas Victoriaweb. Cataratas Victoria,  Zambia y Zimbabwe

8 / 404

Cataratas Victoria, Zambia y Zimbabwe

La Unesco incluyó a las Cataratas Victoria entre los lugares Patrimonio de la Humanidad en 1989. Un parque nacional en el lado de Zambia y otro en el de Zimbabue velan por su protección. Cuando el viajero se aproxima al Parque Nacional de Mosi-oa-Tunya, en Zambia, o, bien, al Parque Nacional de las Cataratas Victoria en Zimbabuea, comprende por qué Mosi-oa-Tunya (“el humo que truena”) es el nombre local con el que se conocen estas cataratas: un ensordecedor rumor llena el ambiente. Es el mismo ruido que sorprendió a David Livingstone cuando las alcanzó en 1855 y las bautizó con el nombre actual. 

Foto: Gtres

Seychelles web. Archipiélago de las Seychelles

9 / 404

Archipiélago de las Seychelles

Es probable que si imaginas alguna isla paradisíaca se asemeje mucho a algunas de las islas que forman el archipiélago de la República de las Seychelles. Un grupo de 115 islas en el océano Índico que parecen un tesoro. Aquí se encuentra la playa más fotografiada del mundo, la Source d'Argent. Su clima perfecto, que oscila entre los 24 y 32ºC, sus aguas turquesas y cristalinas, la fauna y flora, hacen de este lugar uno de los destinos más prestigiosos del mundo.

Foto: Gtres

Namibia - sand dunes in Sossusvlei web. Parque Nacional Namib-Naukluft, en Namibia

10 / 404

Parque Nacional Namib-Naukluft, en Namibia

Que un desierto tenga fama de ser el más antiguo del mundo, dice mucho de lo especial del lugar. Así ocurre con el desierto de Namibia, que se calcula ya existía hace unos 65 millones de años. Todo él es asombroso; pero la zona más conocida es en la que se encuentran las lagunas desecadas. Allí es tan intensa la deshidratación que los pocos árboles del lugar se fueron petrificando y se convirtieron en fantasmagóricas sombras.

Foto: Gtres

Kilimanjaro web. Monte Kilimanjaro, Tanzania

11 / 404

Monte Kilimanjaro, Tanzania

Uno de los lugares míticos de África. La montaña, de la que escribió Ernest Hemingway, está situada en el noreste de Tanzania. Formada por tres volcanes inactivos, es el punto más elevado del continente. Además, el Kilimanjaro es conocido por sus famosos campos de hielo en la cumbre que se están reduciendo de forma drástica desde principios del siglo XX y lo convierten en uno de esos paisajes que ya nunca volveremos a ver igual. El monte y las selvas circundantes constituyen el Parque Nacional del Kilimanjaro, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, que es el hábitat de muchas especies amenazadas de extinción. 

Foto: Gtres

Primavera en West Coast National Park cerca de Ciudad del Cabo web. Primavera en la provincia Cabo Occidental de Sudáfrica

12 / 404

Primavera en la provincia Cabo Occidental de Sudáfrica

Este paisaje es asombroso. Y más entre agosto y septiembre, que es cuando acontece esta espléndida floración que convierte la provincia de El Cabo Occidental, en Sudáfrica, en una impresionante alfombra natural. Uno de los mejores lugares para observar este espectáculo es en el West Coast National Park, a unos 90 kilómetros de la capital, Ciudad del Cabo. En el corazón del parque, hay una laguna de origen prehistórico. 

Foto: Gtres

Reserva Nacional Masai Mara web. Reserva Nacional Masai Mara, Kenia

13 / 404

Reserva Nacional Masai Mara, Kenia

Si hay un parque nacional en África que destaque sobre todos es este, el de la Reserva Nacional Masai Mara, en la región del Serengueti. Si duda, un imprescindible de Kenia. Tiene este nombre porque la legendaria tribu masái habita la zona y por el río Mara, que lo cruza. La mayor parte del territorio es sabana en la que puntualmente aparecen acacias salpicando el horizonte. La fauna tiende a concentrarse en la zona occidental del valle, donde el acceso al agua es más fácil. Es fácil ver a los “Cinco Grandes”: el león, leopardo, elefante, el búfalo africano y el rinoceronte negro. También se puede ver otros animales como el hipopótamo o la hiena manchada. 

Foto: Gtres

Selva de Ruanda web. El hogar de los gorilas en la niebla

14 / 404

El hogar de los gorilas en la niebla

Una basta zona geográfica, entre Uganda, Ruanda y la República del Congo, sigue siendo el hábitat de los últimos gorilas: un espectacular entorno selvático de senderos apenas abiertos por la mano del hombre. Fue la zoóloga estadounidense Dian Fossey, en los años 60, la pionera que logró romper con los prejuicios que existían alrededor de esta especie amenazada por la extinción de la mano de los cazadores furtivos. Para verlos en libertad, hay que ir al Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda, o al Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi, en el suroeste de Uganda.

Foto: Gtres

Lago Nakuro, Kenia web. Lago Nakuru, Kenia

15 / 404

Lago Nakuru, Kenia

El Lago Nakuru, declarado como Parque Nacional de Kenia en 1968, es un santuario para las aves. En especial, para los flamencos que ocupan la orilla atraídos por las algas: miles de ellos de un precioso color rosado que forman uno de los espectáculos naturales más bellos de África. Al lago también llegan rinocerontes y centenares de búfalos, jirafas, gacelas…  

Foto: AP

Delta del Okavango, Botsuana web. Delta del Okavango, Botsuana

16 / 404

Delta del Okavango, Botsuana

El delta del Okavango es uno de los ecosistemas más asombrosos del planeta. En sentido estricto no es un delta fluvial ya que el río no desemboca en el mar. En realidad, deberíamos hablar de un cono de deyección que se produce en el lugar donde el río Okavango alcanza una llanura sin salida fluvial a ningún océano, quedando la zona inundada durante las crecidas. Sea como fuera, esta extensa superficie (entre 15.000 km2 y 22.000 Km2) es el hábitat de miles de especies. Aquí se encuentra una población de leones nadadores, forzados por las crecidas a zambullirse para poder cazar en el territorio.

Foto: AP

Bemaraha, Madagascar web.  Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

17 / 404

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

La naturaleza es caprichosa. Sobre todo cuando a las formaciones rocosas les da por hacer esculturas, como ocurre con esta espectacular formación kárstica, en el Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, en Madagascar. Dos conjuntos destacados: el Gran Tsingy y el pequeño Tsingy, donde la disolución de la caliza ha originado un laberinto natural casi impenetrable de torres afiladas y estrechas cuevas. El parque nacional es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad

Foto: Gtres

El Nilo, Egyto web. El Nilo, Egipto

18 / 404

El Nilo, Egipto

Más que un simple río, casi una divinidad que otorga la vida. Con una extensión que supera los 6.800 kilómetros de longitud, el Nilo es el mayor río del continente africano. Sin él, la civilización de Egipto no habría existido. El curso alto del río dio algunos de los episodios más apasionantes en la historia de las expediciones africanas. El explorador británico John Hanning Speke fue el primer occidental en alcanzar las fuentes del Nilo, una zona que se le resistió al mismísimo David Livingstone. Finalmente, fue el galés Henry Morton Stanley quien confirmó la veracidad del descubrimiento de Speke al circunnavegar el lago Victoria. De paso, le dio tiempo de protagonizar uno de los saludos más famosos de la historia: “El doctor Livingstone, ¿supongo?”, fue lo que dijo al encontrarse enfermo al mítico aventurero en su campamento a la orilla del lago Tanganica.

Foto: Gtres

Parque Nacional de Ranomafana, en Madagascar

19 / 404

Parque Nacional de Ranomafana, en Madagascar

El Parque nacional de Ranomafana forma parte de la denominación Pluviselvas de Atsinanana elegida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007. Desde 2010 también se incluye en la lista Patrimonio de la Humanidad en peligro. Se localiza al sudeste de Madagascar y con más de 41.600 hectáreas de bosque húmedo, es hogar de un bgran número de especies raras de flora y fauna como los lémures. El parque fue establecido en 1991 con el propósito conservar la diversidad única del ecosistema local y reducir la presión humana sobre las áreas protegidas.

Foto: Gtres

Cheirogaleus grovesi

20 / 404

Cheirogaleus grovesi

Nuevos análisis genéticos y morfométricos realizados sobre algunos individuos del género Cheirogaleus acaban de revelar que una de las subespecies de lemúridos de la isla de Madagascar, la conocida como Cheirogaleus crossleyi, presenta la suficientes diferencias como para ser clasificada como una nueva especie. 

Foto: Edward E. Louis, Jr.

Sudáfrica, Mandela. Sudáfrica, en el centenario del nacimiento de Nelson Mandela

21 / 404

Sudáfrica, en el centenario del nacimiento de Nelson Mandela

Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica nació el 18 de julio de 1918. Su lucha fue clave contra el Apartheid, y las Naciones Unidas decretaron su natalicio como el "Día de Mandela", en recuerdo a su importante legado. Este año, además se cumplen cien años de su nacimiento, por lo que por todo el país se celebrarán diferentes actos en su recuerdo. 

Foto: Gtres

Parque Nacional Ruaha, Tanzania1. Parque Nacional Ruaha, Tanzania

22 / 404

Parque Nacional Ruaha, Tanzania

La población de leones africanos ha disminuido en un 90% en el último siglo. Para muchos de estos mamíferos, el Parque Nacional Ruaha se ha convertido en el único hogar posible. Este parque es uno de los más grandes de Tanzania, sólo superado en extensión por el Parque Nacional Serengueti. Las iniciativas de turismo sostenible ayudan a los visitantes en safari a ver a los grandes felinos, algunos agrupados en grupos de 30 o más, a la vez que se trabaja en la preservación de la vida salvaje en los alrededores del parque.

Foto: Gtres

Harar, Etiopía1. Etiopía, una ruta por sus patrimonios culturales

23 / 404

Etiopía, una ruta por sus patrimonios culturales

Para muchos, Harar, la ciudad amurallada de Etiopía, es la ciudad más sorprendente al este de África. Se ubica en la región de Harari y los viajeros no suelen incluirá en sus rutas. Conocida como la “ciudad de los santos” cuenta con 82 mezquitas, tres de las cuales datan del siglo X. En reconocimiento a su patrimonio cultural e histórico, está considerada como la cuarta ciudad más santa del islám, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006. Una vez visitada, recorriendo Etiopía, el país del Nilo azul, hacia el norte, alcanzamos Lalibela, ciudad famosa por las iglesias tallas en la roca, también Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, desde 1978.

Foto: Gtres

JAVIER AZNAR B3 Cuernos galácticos. Cerastes cerastes

24 / 404

Cerastes cerastes

Foto: Javier Aznar / MontPhoto 2017

Captura de pantalla 2017-12-19 a las 10.46.26. La gran reserva africana de aves

25 / 404

La gran reserva africana de aves

En Tanzania viven 1.100 de las 2.500 especies de aves de África. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: grulla coronada, tejedor búfalo de cabeza blanca, marabú, carraca lila, tejedor vitelino, martín pescador pío, buitre del Nilo, pintada común y cálao terrestre.

Foto: Age fotostock; Awl images

tanzania ngorongoro. El arca de Noé

26 / 404

El arca de Noé

Con casi el 40% del país protegido, Tanzania es el hogar de una gran variedad de animales. Desde que el Área de Conservación del Ngorongoro se separó del Serengeti en 1959 su fama no ha dejado de crecer. Veinte años más tarde fue declarado Patrimonio de la Humanidad. En la fotografía, flamencos y búfalos en la laguna del cráter de Ngorongoro.

Foto: Milko Marchetti / Age fotostock

tanzania fauna. Caldera de Ngorongoro

27 / 404

Caldera de Ngorongoro

Sus 300 km2 son el hogar de los animales más representativos de la fauna africana. Recibe alrededor de 400.000 visitas al año, pero esta afluencia de viajeros asegura la continuidad del lugar pero ha obligado a crear nuevas restricciones.

Foto: David Schenfeld / Age fotostock

tanzania leones. Atalayas pétreas

28 / 404

Atalayas pétreas

Leones y guepardos se encaraman a los kopjes para avistar la extensa llanura en busca de la presa del día. Las extensas llanuras de Serengeti son un refugio para los guepardos, un felino solitario que basa su estrategia de caza en acechar la presa durante horas y después atraparla en solo 20 segundos. Durante los safaris es posible verlos en lo alto de un kopje y, con suerte, en plena cacería.

Foto: Nigel Pavitt / AWL Images

tanzania guepardo. El más veloz de la sabana

29 / 404

El más veloz de la sabana

El guepardo es capaz de correr a 110 km/h, pero eso no lo hace menos vulnerable. La pérdida de territorio por el aumento de las zonas de cultivo y de las ciudades ha reducido la población de guepardos a menos de 14.000 en África (este y sur) y la ha dejado prácticamente desaparecida en Asia.

Foto: Age fotostock

tanzania volcán. El volcán sagrado

30 / 404

El volcán sagrado

Con 2.962 metros, el Lengai es la montaña venerada de los masai. Su ascensión se realiza con guías de las aldeas a orillas del lago Natron.

Foto: Ingo Boelter / Age fotostock

tanzania masais. Tierra de masais

31 / 404

Tierra de masais

Con una población aproximada de 830.000 personas, los masais son un pueblo seminómada que habita en algunas zonas de Kenia y Tanzania. 

Foto: CHRISTOPHE RATIER / Age fotostock

tanzania tarangire. Tarangire

32 / 404

Tarangire

Concentra la mayor población de elefantes del país (3.000 ejemplares) y una de las más extensas del continente africano. El paisaje del Tarangire también está marcado por la presencia de baobabs. Los paquidermos se acercan a rascar su gruesa piel en la corteza y afilan sus colmillos desgajando troncos.

Foto: Lachlan Herron / Age fotostock

tanzania acacias. Un dosel de acacias

33 / 404

Un dosel de acacias

El árbol emblema de la sabana proporciona refugio del sol y alimento a los grandes herbívoros. Entre enero y marzo, tras las primeras lluvias, el Serengeti recibe a los visitantes con más de un millón y medio de ñus diseminados por las praderas cercanas a la puerta de entrada de Naabi Hill. En la fotografía, un campamento en Serengeti.

Foto: Roger de la Harpe / Age fotostock

tanzania mapa. Los grandes parques de Tanzania

34 / 404

Los grandes parques de Tanzania

En este mapa del noreste de Tanzania aparecen los grandes parques que concentran la mayor parte de las visitas turísticas, algunos de ellos con una parte de su territorio compartido con el país vecino, Kenia

Kenia, Mejor Destino para safaris del mundo

35 / 404

Kenia, Mejor Destino para safaris del mundo

Kenia ha logrado algo muy especial: si piensas en un safari seguro que te vendrán a la imaginación algunos paisajes del país africano: los parques de Samburu, Masai Mara, Lago Nakuru… Por ello, lleva cinco años consecutivos (desde 2013) alcanzando el galardón. Otros países de África que estaban nominados han sido Tanzania y Namibia, entre otros.

Foto: Gtres

Parque Nacional Ethosa, Namibia

36 / 404

Parque Nacional Ethosa, Namibia

Foto: David Allemand / MontPhoto 2017

Panthera leo

37 / 404

Panthera leo

Foto: Arnfinn Johansen / MontPhoto 2017

Cordillera del Atlas

38 / 404

Cordillera del Atlas

Foto: ESA/Belspo

83-1280px-Brent-Stirton. Memorial to a species

39 / 404

Memorial to a species

Fotografía ganadora en la categoría: Fotógrafo del año

Tomada como parte de una investigación encubierta sobre el comercio ilegal del cuerno de rinoceronte, la imagen ganadora de Brent cuenta la evocadora historia de una de las últimas víctimas del comercio de especies salvajes: un rinoceronte negro del parque Hluhluwe Imfolozi de Sudáfrica. Se cree que los cazadores furtivos provienen de una comunidad local, y realizan su atroz trabajo por encargo. Después de ingresar ilegalmente en la reserva, tendieron una emboscada al rinoceronte en un pozo de agua y lo mataron antes de huir de su la parte tan supersticiosamente apreciada de cuerpo mutilado.

La conmovedora imagen de Brent es un símbolo del impacto devastador de la demanda de cuerno de rinoceronte. Los rinocerontes negros fueron una vez la especie de rinoceronte más numerosa del mundo. Sin embargo, se estimó en 2015 que tan solo 5,000 ejemplares permanecieron en la naturaleza viviendo en libertad; una cantidad la cual los conservacionistas creen que ha caído desde entonces debido a la creciente caza furtiva en estos dos últimos años. Estos animales en peligro crítico se extinguirán muy pronto a menos que se tomen medidas efectivas y convincentes.

Foto: Brent Stirton / Wildlife Photographer of the Year 2017

Migración humana. Tras los pasos del Homo Sapiens

40 / 404

Tras los pasos del Homo Sapiens

Foto: Jessica E. Tierney / Arizona University

The power of the matriarch

41 / 404

The power of the matriarch

Al atardecer, en la Reserva Nacional Maasai Mara de Kenia, David esperó a la manada de elefantes en su caminata nocturna hacia un pozo de agua. A medida que se acercaban a su vehículo, podía ver que la suave luz del sol ponía de relieve todas sus arrugas y cabellos. Para un fotógrafo que disfruta trabajando con las texturas, esto era un regalo. Cuando estaban a pocos metros de distancia, pudo distinguir entre las peculiaridades de cada uno de sus cuerpos: las crestas profundas de sus troncos, las orejas cubiertas de barro y la pátina de suciedad seca en sus colmillos. Los elefantes se movían en silencio, tranquilos y relajados. La hembra que conducía la manada de 12 elefantes, probablemente la matriarca, miró hacia él.  Su ojo era un punto ambarino que brillaba intensamente entre los pliegues pesados de la piel de su cara. Su mirada estaba - dice David, llena de respeto e inteligencia: la esencia de la sensibilidad.

Nikon D800E + 400mm f2.8 lens; 1/500 sec at f13 (–0.3 e/v); ISO 1000.

Foto: David Lloyd - Wildlife Photographer of the Year

saotome1. Isla de Santo Tomé

42 / 404

Isla de Santo Tomé

Vista desde una de las cimas de la isla de Santo Tomé, localizada en el golfo de Guinea, al oeste de África. 

Foto: Martim Melo

saotome2. Selva tropical

43 / 404

Selva tropical

El picogordo de Santo Tomé es difícil de detectar entre el follaje de la selva tropical. 

Foto: Martim Melo

saotome3. Selva tropical

44 / 404

Selva tropical

La densa selva tropical de la isla de Santo Tomé. 

Foto: Martim Melo

Reserva de la Biosfera de Gadabedji, Níger

45 / 404

Reserva de la Biosfera de Gadabedji, Níger

Los casi 20.000 habitantes de la reserva pertenecen a dos grupos étnicos principales: los tuaregs y los fulani. Su modo de vida es el nomadismo y su actividad principal el pastoreo.

Foto: UNESCO/ Division des aires protégées

Reserva de la Biosfera transfronteriza del Río Mono, Benin y Togo

46 / 404

Reserva de la Biosfera transfronteriza del Río Mono, Benin y Togo

Situada al sudoeste de Benin y al sudeste de Togo, esta reserva de la biosfera transfronteriza del Río Mono abarca una superficie de 346.285 hectáreas y une las reservas nacionales del mismo nombre situadas en Benin y Togo. El territorio del sitio se extiende por la llanura aluvial, las orillas y las zonas del delta de ese curso de agua y comprende una gran variedad de paisajes y ecosistemas, en particular manglares, sabanas, lagunas, llanuras inundables y bosques, entre los que figuran bosques sagrados.

Foto: UNESCO / GIZ

Reserva de la Biosfera Transfronteriza del Río Mono, Benin y Togo

47 / 404

Reserva de la Biosfera Transfronteriza del Río Mono, Benin y Togo

El sitio de la reserva alberga una población de unos dos millones de habitantes que se dedican principalmente a la agricultura a pequeña escala -palmas aceiteras y cocoteros- el pastoreo, la silvicultura y la pesca.

Foto: UNESCO / GIZ

Penitenciaría de la isla de Gorea. Penitenciaría de la isla de Gorea (Dakar, Senegal)

48 / 404

Penitenciaría de la isla de Gorea (Dakar, Senegal)

Al menos 20 millones de personas (hombres, mujeres y niños) fueron capturadas en sus aldeas para ser vendidas por tratantes de esclavos establecidos en la isla de Gorea, frente a Dakar, capital de Senegal. El interior de la que se conoció como la Maison des Esclaves estaba pensado para el comercio de esclavos, que tras la transacción eran conducidos desde los calabozos al punto de embarque. El pasillo que debían transitar era conocido como “el lugar de donde no se regresa”. Este lugar era el último en el que las familias podían verse por última vez antes de ser trasladados a América. En 1848, año en que la esclavitud fue abolida por Francia, se cerró esta penitenciaría que había sido la base más activa del comercio de esclavos. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1978 y hoy se trata de una visita imprescindible para todo el que viaja a Senegal.

Foto: Gtres

Robben Island (Suráfrica). Isla Robben (Ciudad del cabo, Suráfrica)

49 / 404

Isla Robben (Ciudad del cabo, Suráfrica)

Esta prisión se encuentra en una isla de la Bahía de la Mesa, a 12 km de la costa de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Es famosa porque durante 18 años, Nelson Mandela estuvo encarcelado como preso político del apartheid en el pequeño espacio de 2 por 2,30 metros de su celda, la número 5. El penal, con una larga historia que se remonta a finales del S. XVII, fue clausurado en 1996. Hoy es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se puede visitar en un tour guiado. Desde el Victoria & Albert Waterfront de Ciudad del Cabo salen los transbordadores que llegan a Robben Island. El recorrido se suele hacer junto a un expreso e incluye la visita a la celda de Nelson Mandela.

Foto: Gtres

El Congo. El Congo suena a soukous

50 / 404

El Congo suena a soukous

Es probable que si viajas a Kinsasa, la capital de República Democrática del Congo, te reciba un tipo de música muy peculiar, alegre, con coros y ritmo endiabladamente rápido. Tal vez no lo sepas, pero se trata del soukous, o también conocido como lingala. Es un género musical que nació entre los años 30 y 40 y que se expandió con rapidez por África y saltó a América del Sur. La ciudad de Kinsasa es una urbe caótica; pero es la puerta de entrada a maravillosos parques nacionales y a una naturaleza exuberante. Sin duda, el soukous es la banda sonora perfecta para ir al encuentro de los últimos gorilas en la niebla.

Foto: CC

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?