Geografía

Una apuesta explosiva

actualidadvolcan1

actualidadvolcan1

15 de septiembre de 2010

¿A quién le importa la Copa del Mundo de Fútbol, la Liga de Campeones o la Fórmula 1 cuando hay una serie de volcanes a punto de estallar? Una casa de apuestas de Dublín ofrece a los jugadores la oportunidad de ganar dinero con aquellos que entran en erupción.

Existe una inversión todavía más volátil que las acciones en bolsa: la próxima erupción volcánica. Mucho antes de la reciente explosión del Eyjafjalla en Islandia, la mayor casa de apuestas de Irlanda, Paddy Power, permitía a sus clientes apostar por el volcán que creían tenía más probabilidades de estallar. ¿El favorito, con una apuesta de 7 a 4? Otro pico islandés, el Katla. Ahora, el Eyjafjalla se sitúa en cuarto lugar, junto al Mauna Loa, de Hawai (10 a 1). Una erupción improbable, pero con una muy buena recompensa si llega a producirse: Yellowstone (50 a 1).
«Los volcanes con temblores o flujos de lava regulares son los favoritos –asegura Darren Haines, portavoz de Paddy Power–. Los picos inactivos pueden llegar a pagarse a 500 a 1.» Las probabilidades se calculan a partir del Índice de Explosividad Volcánica, la escala que los científicos emplean para clasificar las erupciones, cuyos valores van desde el cero (no explosiva) hasta el ocho (colosal). El primer volcán que alcance el nivel tres, con nubes de más de 3.000 metros de altura, reportará beneficios.
Los clientes de Paddy Power crearon este nuevo mercado tras la erupción en 2009 del volcán Mayón, en Filipinas. Este año las apuestas incluyen también los próximos ganadores de los Oscar; el próximo papa; qué actor interpretará a James Bond, y cuál será el primer país en contactar con los extraterrestres (Irlanda y Estados Unidos van en cabeza).
Para poner una nota más sombría, también es posible apostar cuántos osos polares en estado salvaje quedarán a finales de 2011 y cuántas especies se hallarán en peligro crítico. Esperemos que predominen las apuestas en favor de los animales.  —Jennifer S. Holland

Foto: Philippe Body / Gtres