El mundo

Un mar de cambios

ARAL

ARAL

Visto desde un satélite, el mar de Aral es hoy un cúmulo de manchas verdes. ¿Qué son el marrón, el ocre y el blanco? Unos 8.400 kilómetros cuadrados de tierra, polvo y sal, una mezcla tóxica arrastrada por las tormentas de arena y vinculada a los problemas sanitarios de la zona y a los cambios del clima. En 1960 era un mar interior del tamaño de Irlanda. Pero los trasvases fluviales (para cultivar algodón y arroz en la árida región de Asia Central), realizados sin rigor, y la evaporación, lo han reducido en un 90 %.
Desde el año 2005, una presa financiada por el Banco Mundial ha revitalizado la industria pesquera al norte del lago. Para recuperar el resto, dice Philip Micklin, profesor emérito de geografía de la Universidad Occidental de Michigan, serían necesarios fondos y un acuerdo político. Si ambas cosas no se consiguen antes de 2020, gran parte de esa agua habrá desaparecido.—Jeremy Berlin

 

Foto: NASA