Astronomía

Un delta marciano

Marte, el cuarto planeta del Sistema Solar, es más pequeño que la Tierra y su atmósfera es mucho más ligera

marte

marte

8 de noviembre de 2011

La sonda Mars Global Surveyor de la NASA fue la primera en descubrir que en el interior del cráter Eberswalde, en Marte, existen restos de un gran delta surcado por antiguos brazos fluviales, vestigio de un enorme lago ancestral. Ahora, la sonda Mars Express de la ESA, tras fotografiar el lecho lacustre, nos envía imágenes que evidencian que, sin duda, hubo una época en la que el agua surcó la superficie marciana.
Al menos así fue en el interior del cráter Eberswalde, que «con 65 kilómetros de diámetro, surgió hace más de 3.700 millones de años tras el impacto de un asteroide. Un impacto posterior hizo desaparecer parte de su orografía, generando otro cráter más grande, el Holden, de 140 kilómetros de diámetro, que impide la observación de la totalidad del primero», dice Agustín Chicarro, científico principal de las campañas de la ESA en Marte. Sin embargo, en el fragmento hoy visible del Eberswalde hay rastros fácilmente observables que nos ayudan a visualizar los vestigios de ese lago que, tras secarse, quedó cubierto de capas de sedimentos. Pero ya dicen que todo acaba saliendo a la luz… Con el tiempo, tras los efectos de la erosión, quedaron al descubierto estos indicios que hoy los terrícolas se afanan en explorar. —Eva van den Berg

 

Foto: ESA