Un cocodriloide aragonés y antediluviano

Argosaurus

Argosaurus

   

Foto: IUCA

Un fósil revela una especie de reptil contemporánea a los dinosaurios

Más información

Cocodrilos de dientes gigantes habitaban en Cuenca hace 66 millones de años

Cocodrilos de dientes gigantes habitaban en Cuenca hace 66 millones de años

Investigadores de la Universidad de Zaragoza han descrito recientemente un nuevo cocodriloide a partir de un cráneo fósil hallado en la localidad oscense de Arén, al que han bautizado como Arenysuchus gascabadiolorum, por Arén y en honor de los paleontólogos que lo descubrieron, José Manuel Gasca y Ainara Badiola.

«El cráneo fue hallado en unas rocas de origen fluvial datadas de entre 67,6 a 65,5 millones de años de antigüedad, del cretácico superior, unos pocos cientos de miles de años antes de la extinción de los dinosaurios», dice el paleontólogo Eduardo Puértolas, que junto con José Ignacio Canudo y Penélope Cruzado-Caballero, todos ellos investigadores del grupo Aragosaurus-IUCA (Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Ambientales de Aragón), han sido los responsables de la descripción de este cocodrilo antediluviano, antecesor de los cocodrilos actuales.

Arenysuchus gascabadiolorum era de tamaño pequeño, con una longitud de entre un metro y un metro y medio y vivía en la zona fluvial de la desembocadura de un antiguo delta en un área de gran biodiversidad, donde se han encontrado otros fósiles de diversos animales. Todo indica que este cocodriloide de origen maño es el más antiguo de Europa y el segundo más antiguo del mundo, por detrás de una especie norteamericana, Prodiplocynodon langi, también del cretácico superior. Este descubrimiento abre una nueva vía en la investigación sobre el origen y evolución de los cocodrilos modernos y a supuestas conexiones biogeográficas entre Europa y Norteamérica que aun están por comprobar. –Eva van den Berg