Todo empezó en Pangea

Pangea

Pangea

Más información

Así se separan y se juntan los continentes

Así se separan y se juntan los continentes

En 1915, recién salido de la imprenta, el libro de Alfred Wegener, El origen de los continentes y los océanos, sacudió como un terremoto los cimientos de las ciencias de la Tierra. El meteorólogo alemán fue el primero en reunir datos procedentes de diferentes disciplinas científicas para argumentar una teoría de la deriva continental, por entonces muy controvertida.

En 1910, mientras examinaba detenidamente un atlas, Wegener se preguntó si las siluetas de los continentes encajaban entre sí por pura coincidencia. Tiempo después formaría con ellas un único "supercontinente primordial" al que llamó Pangea ("toda la Tierra", en griego). Postuló que aquella inmensa masa de tierra firme había existido hasta que hace 250 o 200 millones de años empezó a desgajarse en los continentes actuales.

Para la biología, la tesis explicaba el parentesco entre especies de continentes separados por océanos. Para la paleontología, la idea casaba con los fósiles de mesosaurio hallados tanto en Sudáfrica como en Brasil. Para la geología, justificaba la presencia de formaciones geológicas similares en continentes distintos y sugería, entre otras cosas, que el Cape Fold Belt (el cinturón montañoso de la Provincia Occidental de El Cabo, en Sudáfrica) había estado unido a la sierra de la Ventana, en Argentina.


Habrían de pasar otros 30 años para que se concediese carta de naturaleza a la teoría de Wegener

La tesis de Wegener provocó el rechazo de destacados geólogos que defendían vetustas teorías contrapuestas sobre la evolución de la Tierra. Los detractores criticaban que Wegener no explicase qué mecanismo en concreto impulsaba el supuesto movimiento de deriva. El alemán aceptó esa crítica, y en 1929 escribió que "el Newton de la teoría de la deriva continental todavía está por llegar". Al año siguiente Wegener falleció, a los 50 años. Habrían de pasar otros 30 –y llegar con ellos la confirmación geofísica de que la tectónica de placas se traduce en la deriva de los continentes– para que se concediese carta de naturaleza a su teoría.