Paleontología

"Pepito", el dinosaurio jorobado

dinosaurioactualidad

dinosaurioactualidad

Ilustración: Raúl Martín

Un dinosaurio excepcional en el yacimiento conquense de Las Hoyas

Los restos excepcionalmente bien conservados de un dinosaurio jorobado de unos seis metros de longitud han permitido reconstruir el que hasta el momento es el esqueleto articulado de este tipo de reptil más completo de la península Ibérica. El hallazgo tuvo lugar hace siete años en el yacimiento conquense de Las Hoyas y ahora, tras una ardua labor de estudio, recuperación y reconstrucción de los restos fósiles, los investigadores han publicado la descripción de este peculiar animal que ha resultado ser una especie nueva para la ciencia. Aunque popularmente se lo conoce como Pepito, el dinosaurio jorobado ha sido bautizado con la denominación científica de Concavenaor corcovatus, que significa «el cazador jorobado de Cuenca», en honor a sus hábitos depredadores.

La investigación, realizada por científicos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha puesto al descubierto al único dinosaurio con joroba conocido hasta el momento.

«Este dinosaurio terópodo, suborden que engloba a dinosaurios carnívoros y bípedos, medía unos seis metros de longitud y vivió en esta zona hace unos 125 millones de años, cuando Las Hoyas eran un humedal y en la Península reinaba un clima subtropical –dice Francisco Ortega, autor principal del estudio e investigador de la UNED–. Pepito era un dinosaurio carnívoro y, con un tamaño cuatro veces superior al del feroz Velociraptor, debió de ser uno de los grandes depredadores de la época.» El cazador jorobado de Cuenca presenta otras peculiaridades, como unos bultos en la ulna, uno de los huesos del antebrazo, que indican que ya tenía estructuras en la piel que podían constituir un estadio ancestral de las plumas de las aves, al igual que las de los Velociraptor y otros dinosaurios emparentados con éstos y de pequeño tamaño. –Eva van den Berg