Pensando en el día después

Los expertos proponen soluciones energéticas de futuro

energia

energia

7 de febrero de 2012

Oleoductos obsoletos

Más información

Oleoductos obsoletos

Prácticamente todos los expertos coinciden en señalar que pronto los combustibles fósiles, y en especial el petróleo, no podrán cubrir la demanda creciente. Es pues de vital importancia saber qué vamos a hacer cuando el cénit del petróleo sea una realidad irremediable y nuestra sociedad, tan ávida de energía, no pueda contar con la cantidad descomunal de petróleo que consumimos: más o menos 155.000 litros por segundo.

Tras hacer un análisis del problema, un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del CSIC, con sede en Barcelona, ha planteado una solución a escala global que pasa por "una combinación de fuentes energéticas renovables, basada en tecnologías probadas y posibles de implementar, y que no requieren materiales escasos", dice el físico Antonio García-Olivares, del ICM, uno de los autores del trabajo. La propuesta, a grandes rasgos, consiste en combinar turbinas eólicas terrestres y marinas para producir el 51% de la demanda eléctrica existente (lo cual requeriría un total de 3.840.000 turbinas); colocar concentradores solares en todos los desiertos subtropicales del planeta (unas 60.000 plantas solares de 300 MW) para generar el 40%, e instalar centrales hidroeléctricas para cubrir el 9% restante.

"La energía solar fotovoltaica no se incluye por el momento como parte fundamental debido a su dependencia de materiales escasos, como el cadmio, el indio, el selenio, el galio o la plata, aunque en el futuro, cuando se disponga de nuevas tecnologías, podría ser una fuente importante", añade el científico.

Europa debería disponer en el Sahara de un área igual a la de un círculo de 350 kilómetros de diámetro donde instalar los concentradores solares

Por poner un par de ejemplos de lo que eso significaría, la UE necesitaría el 3,5% de su plataforma continental, más o menos 89.000 kilómetros cuadrados, para la instalación de los molinos eólicos. En España, el 7,5% de la superficie (37.856 kilómetros cuadrados, más que la Comunidad Valenciana y Murcia juntas) deberían ser parques eólicos. Además, Europa debería disponer en el Sahara de un área igual a la de un círculo de 350 kilómetros de diámetro donde instalar los concentradores solares para las plantas que cubran la demanda diurna, y otro círculo de 180 kilómetros de diámetro para las centrales con acumulación de calor destinados a cubrir la demanda nocturna.

Sin duda, todo esto supone un gran esfuerzo tecnológico que requerirá décadas de esfuerzo. "Pero es ahora cuando lo podemos hacer, cuando todavía no escasea la energía", advierte García-Olivares. Porque, afirma el científico, no hay otra solución que apostar por las renovables. –Eva van den Berg

Foto: Philippe Renault / Gtres