Medio ambiente

Lagos glaciares bajo control

lagos

lagos

La escena es una agresión a los sentidos: un fuerte estruendo seguido de una altísima pared de agua y lodo que avanza por un valle y arrastra a su paso casas, árboles y escombros. Se trata de una inundación por desbordamiento de lago glaciar (GLOF por sus siglas en inglés). Se produce cuando un lago formado por el retroceso de un glaciar y la acumulación de agua detrás de la inestable morrena se desborda, ya sea por el aumento del nivel del agua o por un alud de hielo. El aumento de las temperaturas relacionado con el cambio climático está provocando la formación de nuevos lagos glaciares, con lo que estas inundaciones van en aumento.
En un área vulnerable del Parque Nacional Sagarmatha (Everest), en Nepal, existe un lago que empezó a formarse en 1962 a partir de un conjunto de lagunas de agua de fusión y que hoy contiene 35 millones de metros cúbicos de agua, unas dimensiones que, según Alton Byers, investigador de The Mountain Institute, explican el carácter potencialmente catastrófico de dichas inundaciones. Perú ha conocido algunos de los desbordamientos más destructivos: entre 1941 y 1950, tres de esas inundaciones ocurridas en los Andes acabaron con la vida de más de 100.000 personas y destruyeron ganado, cultivos e infraestructuras. Desde entonces, el país ha tomado medidas para el control de los lagos, entre ellas el refuerzo de las morrenas y la construcción de canales.
Con el apoyo del programa de becas de la Sociedad y la Waitt Foundation, Byers y un equipo de porteadores, guías e investigadores de la Universidad de Hokkaido, Japón, confían poder aplicar los métodos peruanos a los lagos glaciares del Himalaya y combinar la investigación sobre el terreno con los sistemas de teledetección para efectuar el seguimiento de los factores de riesgo. —Laura Newcomer

 

Foto: Franck Guiziou / Gtres