La misión de Silbo

silbo

silbo

Inició su viaje en Reykjavík en junio de 2011, y en marzo de 2012, tras recorrer 2.870 millas náuticas, llegó a Gran Canaria, donde superó la puesta a punto y emprendió la ruta hacia Brasil, su nuevo destino, pasando por Cabo Verde. Se trata del glider Silbo, un planeador submarino no tripulado que se halla en estos momentos inmerso en la misión Challenger One, que emula la ruta que siguió el buque de investigación del mismo nombre entre 1872 y 1876. La misión, auspiciada por la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN) y las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y la de Rutgers, en Estados Unidos, tiene como fin circunnavegar los principales océanos del mundo y recabar datos físicos y bioquímicos del agua durante todo el trayecto. Silbo evidenciará la efectividad de estos vehículos como nuevas y más eficientes herramientas de observación oceánica. —Eva van den Berg / Evalúa