Neurobiología

La eficiencia del cableado neuronal

Demostrado, las neuronas se conectan con el mínimo cable posible

10 de enero de 2012

En 1906 el médico Santiago Ramón y Cajal obtuvo el Premio Nobel por sus investigaciones sobre la morfología y la conectividad de las células nerviosas. Ya entonces, el eminente histólogo observó que la cantidad de cable neuronal que une las células que componen el sistema nervioso era el mínimo posible. ¿El motivo? Optimizar el coste energético y ahorrar espacio. Hoy, más de un siglo después, un equipo de investigadores del instituto del CSIC que lleva el nombre del célebre científico español ha comprobado que ese ahorro fisiológico determina la estructura de los circuitos neuronales, según ha podido evidenciar una reconstrucción en 3D de una parte del cerebro de la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster).

La reconstrucción tridimensional, realizada a partir de imágenes de microscopía electrónica, ha hecho posible la elaboración de un mapa detallado de parte del sistema visual de esta mosca. «Hemos observado que cualquier otra forma de situar las neuronas supondría emplear más cantidad de cable», afirma Gonzalo García de Polavieja, investigador del Instituto Cajal y coordinador del estudio, en el que también han participado científicos del Instituto Médico Howard Hughes de Janelia Farm, en Virginia, Estados Unidos.

Este tipo de reconstrucciones en 3D suponen un éxito para la conectómica, una disciplina basada en la reconstrucción de circuitos neuronales en tres dimensiones, y abren una vía para confeccionar mapas morfológicos del cerebro cuyo objetivo es profundizar en el estudio de enfermedades que afectan a este órgano tan complejo como indispensable. –Eva van den Berg

 

Foto: Marta Rivera-Alba

 

Outbrain