Salud

Jengibre saludable

jengibre

jengibre

8 de noviembre de 2010

«Tome jengibre y llámeme por la mañana.» Éste podría ser un nuevo consejo médico, aunque su origen es muy antiguo. Textos indios del año 1000 a.C. prescriben el uso de esta planta para el tratamiento de todo tipo de trastornos, desde el asma hasta las hemorroides. Los médicos asiáticos siguen empleándolo, y sus escépticos colegas occidentales se han dado cuenta de sus propiedades.
En un estudio reciente realizado a 644 enfermos de cáncer se administró el equivalente líquido de 2,50 miligramos de jengibre en polvo a un grupo de pacientes tres días antes y tres días después de recibir quimioterapia. Los miembros de ese grupo registraron un 40 % menos de náuseas, según Julie Ryan, coautora del estudio y profesora del Centro Médico de la Universidad de Rochester.
El gingerol, un compuesto presente en esta planta, puede bloquear las serotoninas que envían la señal de náusea al intestino. Sin embargo, los enfermos que estén recibiendo quimioterapia deberían consultar al médico antes de tomar jengibre, pues su ingestión podría interferir en la acción de determinados fármacos antieméticos.
El jengibre también puede combatir el mareo provocado por el movimiento, y se está probando como ungüento contra la artritis, dice la oncóloga de la UCLA Mary Hardy, quien siempre lleva en el bolso caramelos de jengibre con miel. Por si acaso. —Marc Silver

 

Foto: Jean-Daniel Sudres / Gtres