Vida salvaje

Hora de dormir

sueño

sueño

5 de julio de 2011

La vida es dura, y los mamíferos necesitan echar una cabezadita para aguantar. ¿Pero por qué
a la ardilla le hacen falta unas 15 horas de sueño al día y a la jirafa le bastan 4,5? La respuesta, según el investigador del sueño Jerome Siegel, de la UCLA, hay que buscarla en las diferentes adaptaciones que los animales han desarrollado para ahorrar energía y evitar los peligros.
Pensemos en los elefantes, que sólo duermen algo más de tres horas al día. «Para tener ese tamaño necesitan comer casi constantemente», explica Siegel. En cambio, desde el punto de vista evolutivo es completamente lógico que los murciélagos pardos conserven la energía, salvo en las escasas horas nocturnas en las que está activo el insecto del que se alimentan. El ornitorrinco también es capaz de comer menos y dormir más (14 horas), quizá porque una exigua ingesta de crustáceos le aporta una dosis importante de calorías.
En cuanto a la seguridad, los mamíferos que se ocultan para dormir (como los murciélagos y los roedores) suelen presentar un sueño más profundo y más largo que aquellos que viven en alerta constante. Cierto es que algunas fieras pueden echarse una cabezadita sin problema cuando y donde les apetezca. Como dice Siegel, «¿a quién se le ocurriría molestar a un león dormido?». —Jennifer S. Holland

 

Foto: Jonathan & Angela Scott / Gtres