Geología

Hervidero volcánico

volcan

volcan

El Kilauea, uno de los volcanes más activos del planeta, no ha dejado prácticamente de arrojar ríos de lava desde 1983. Cada año dos millones de turistas acuden al Parque Nacional de los Volcanes de Hawai para presenciar el espectáculo. Sin embargo, según los científicos que estudian los depósitos originados por antiguas erupciones, estos flujos de lava tan fotogénicos son engañosos. Ellos creen que el volcán ha pasado más tiempo produciendo explosiones peligrosas que rezumando el líquido candente con placidez.

Los nativos saben que el Kilauea puede ser letal. La última vez que despertó con fuerza, en 1790, una erupción mató unos 80 guerreros que se dirigían a una batalla. Según el nuevo estudio, episodios violentos como este caracterizan el 60 % de la actividad del volcán en los últimos 2.500 años.

Los científicos del Observatorio Volcánico de Hawai, del Servicio Geológico de Estados Unidos, que este año celebra su primer centenario, no pueden predecir cuándo se desatará la próxima fase explosiva, pero siguen vigilando de cerca el volcán en busca de cualquier pista. —A. R. Williams

 

Foto: Martin Rietze / Gtres