Las mejores fotos históricas de la Tierra desde el espacio

Desde que fuera tomada la primera fotografía de la Tierra, varias han sido las imágenes que han retratado nuestro planeta desde distintos lugares del sistema solar

21 de abril de 2016

Para conocer la historia de la primera fotografía de nuestro planeta hemos de retroceder hasta el final de la década de los 60. Durante la Guerra Fría los Estados Unidos y la Unión Soviética jugaron su particular partida de ajedrez en el tablero del mundo. Algunos de los movimientos más importantes de aquella partida se disputaron en lo que se conocería como la “carrera espacial”, una obstinada pugna entre sendas potencias cuya meta final era alcanzar la Luna. De esta lucha, en la que ambas naciones pretendían demostrar su superioridad militar y tecnológica ante el adversario, resultaría una potencia hegemónica a nivel mundial.

La carrera espacial, relativamente breve en términos históricos, fue intensa y muy disputada. Finalmente tras una inversión desorbitada por parte de ambos países, duras campañas políticas y propagandísticas, más de 20 misiones y la muerte 23 astronautas, la competición se saldó en victoria de los americanos con el alunizaje del Apolo 11 el 20 de Julio de 1969.  "Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad".

Testigos de un mundo azul

Resulta especialmente emocionante la historia de una de las primeras imágenes de la Tierra, la cual tuvo lugar unos meses antes. El 21 de diciembre de 1968 la misión Apolo 8 de la NASA despegaba con éxito desde Cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos, gracias a un cohete espacial desechable de múltiples fases llamado Saturn V.  Sus tripulantes, sometidos a un duro entrenamiento de 84.000 horas y que duró más de 10 años, estaban preparados para casi cualquier eventualidad excepto una: la soberbia imagen de nuestro planeta suspendido en el espacio.

Frank Borman, Jim Lovell y Bill Anders fueron los primeros seres humanos en abandonar la zona de influencia de la gravedad terrestre, orbitar la Luna y sobrevolar su cara oculta. Al Apolo 8 le tomó 3 días alcanzar su destino y orbitó alrededor de ella unas 20 horas, hasta conseguir dar diez vueltas.

Irónicamente, durante las 3 primeras vueltas al satélite la nave se mantuvo de espaldas a la Tierra. No fue hasta rodear la Luna por cuarta vez que el comandante Frank Borman, siguiendo el plan de vuelo de la misión, dispuso la maniobra que orientaría la nave hacia la Tierra, permitiéndoles ser los primeros en contemplar el planeta azul en todo su esplendor desde el espacio.

“The Earthrise”

Bill Anders inmortalizaría el momento. La instantánea fue capturada durante la víspera de Navidad de1968. Bautizada como The Earthrise, en su traducción al español El amanecer de la Tierra, la fotografía mostraría un mundo emergiendo de la oscuridad del espacio sobre un paisaje lunar iluminado por el Sol. En ella se mostraba el fuerte contraste entre el paisaje gris, desolado, estático y sin vida de la Luna y el amable orbe azul y blanco de la fértil Tierra; un oasis de calor y vida en  medio de un desierto yermo, frío y hostil.

No en vano, ya en 1948, el prestigioso cosmólogo británico Sir Fred Hoyle predijo acertadamente que las primeras imágenes de la Tierra desde el espacio cambiarían para siempre la concepción humana de nuestro planeta. Y así fue. La imagen se convirtió en un recordatorio icónico de la soledad de nuestro mundo, espléndidamente aislado y de delicada fragilidad. De este modo “Earthrise” generó un gran impacto en la conciencia pública y con el tiempo, se convertiría en el icono de múltiples movimientos ecologistas.

Desde entonces, aunque solo unos pocos privilegiados han podido contemplar la Tierra en su conjunto desde el espacio, la imagen del planeta azul ha sido capturada en múltiples ocasiones y desde diversos rincones del sistema solar.

Hemos seleccionado algunas que, por el contexto en que fueron tomadas, marcaron un antes y un después en las andanzas de los Homo sapiens más allá de la atmósfera que les protege; un cambio en la concepción del mundo en el que habita. Toda una cura de humildad para una especie que vive inmersa en su propia realidad, y nunca mejor dicho en su particular burbuja azul, y que a veces, actuando como dueño y señor de todo, olvida la fragilidad del planeta en mitad del basto universo.

 

Astronomía Universo Planeta Tierra Estación Espacial Internacional Fotografías Planetas Satélites Luna Fotos espectaculares NASA Agencia Espacial Europea
Outbrain