Ciudadanos multirraciales

La faz cambiante de Estados Unidos

En Estados Unidos, hablar de raza ya no es hablar de blancos y negros.

1 / 26

1 / 26

Williams Kelly NATGEO 021513 4 Fr12 F. América multirracial

América multirracial

KELLY WILLIAMS II , 17 años, Dallas, Texas

Autoidentificación: afroamericano y alemán / multirracial

Casilla del censo marcada: negro

Foto: Martin Schoeller

2 / 26

Williams Sandra NATGEO 021413 6FR 12 F. América multirracial

América multirracial

SANDRA WILLIAMS, 46 años, Chicago, Illinois

Autoidentificación: birracial / «ser humano»

Casilla del censo marcada: negra

Foto: Martin Schoeller

3 / 26

Fenci Daisy NATGEO 021513 3 Fr6 F. América multirracial

América multirracial

SAISY FENCL, 3 años, San Antonio, Texas

Identificación paterna: coreana e hispana

Casilla del censo marcada: pendiente

Foto: Martin Schoeller

4 / 26

Braxton Chris NATGEO 031515 3 Fr12 F. América multirracial

América multirracial

CHRISTOPHER BRAXTON, 33 años, Brooklyn, Nueva York

Autoidentificación: mitad afroamericano, mitad coreano / «negrasiático»

Casilla del censo marcada: negro / coreano

Foto: Martin Schoeller

5 / 26

Smith Maya NATGEO 021313 3 Fr5 F. América multirracial

América multirracial

MAYA JOI SMITH, 9 años, Cary, Illinois

Autoidentificación: negra y asiática / coreana  y afroamericana

Casilla del censo marcada: negra

Foto: Martin Schoeller

6 / 26

Toole Ariel NATGEO 021413 2FR9 10 F. América multirracial

América multirracial

ARIEL TOOLE, 14 años, Chicago, Illinois

Autoidentificación: mezcla de razas / multirracial

Casillas del censo marcadas: blanca / negra / vietnamita

Foto: Martin Schoeller

7 / 26

Jones Tevah NATGEO 030913 1 Fr5 F. América multirracial

América multirracial

TEVAH JONES, 22 años, Grants Pass, Oregón

Autoidentificación: americano trinitense / de color

Casilla del censo marcada: blanco / negro

Foto: Martin Schoeller

8 / 26

Hsiang Solomon NATGEO 021213 4FR8 F. América multirracial

América multirracial

SOLOMON HSIANG, 29 años, San Francisco, California

Autoidentificación: chino y judío de Europa del Este

Casilla del censo marcada: blanco / chino

Foto: Martin Schoeller

9 / 26

Lee Jesse NATGEO 030813 2 Fr8 F. América multirracial

América multirracial

JESSE LEE, 32 años, Nueva York, Nueva York

Autoidentificación: mitad china, un cuarto sueca, un cuarto francesa

Casilla del censo marcada: china

Foto: Martin Schoeller

10 / 26

Ahsoak Joshua NATGEO 030813 3 Fr12 F. América multirracial

América multirracial

JOSHUA AHSOAK, 34 años, Anchorage, Alaska

Autoidentificación: judío y esquimal inupiat / «jusquimal»

Casilla del censo marcada: nativo de Alaska

 

Foto: Martin Schoeller

11 / 26

Hubbard Jakara L NATGEO 031415 3 Fr11 F. América multirracial

América multirracial

JAKARA HUBBARD, 28 años, Monee, Illinois

Autoidentificación: mezcla

Casilla del censo marcada: blanca / negra

Foto: Martin Schoeller

12 / 26

Guizzo Gabriella NATGEO 030813 2 Fr3 F. América multirracial

América multirracial

GABRIELA GUIZZO, 5 años, Rockville Centre, Nueva York

Autoidentificación: «un poco de todo»

Casilla del censo marcada: blanca / japonesa

Foto: Martin Schoeller

13 / 26

Marshall Hosanha NATGEO 031515 4 Fr4 F. América multirracial

América multirracial

HOSANNA MARSHALL, 32 años, Nueva York, Nueva York

Autoidentificación: afroamericana, nativa americana, blanca y judía  

Casilla del censo marcada: negra

Foto: Martin Schoeller

14 / 26

Robertson Helen NATGEO 031013 X6 Fr11 F. América multirracial

América multirracial

HELEN ROBERTSON, 54 años, Los Ángeles, California

Autoidentificación: inglesa

Casilla del censo marcada: blanca / asiática

15 / 26

Benavente Jacob NATGEO 030913 1 Fr7 F. América multirracial

América multirracial

JACOB BENAVENTE, 5 años, Torrance, California

Autoidentificación: americano

Casilla del censo marcada: asiático / nativo hawaiano / otro isleño del Pacífico

Foto: Martin Schoeller

16 / 26

Fisch Harold NATGEO 021513 5FR2 3 F. América multirracial

América multirracial

HAROLD FISCH, 23 años, Austin, Texas

Autoidentificación: europeo del este, puertorriqueño, judío, texano

Casilla del censo marcada: alguna otra raza

Foto: Martin Schoeller

17 / 26

Neumann Lula NATGEO 030813 4 Fr11 F. América multirracial

América multirracial

LULA NEWMAN, 7 años, Nueva York, Nueva York

Autoidentificación: china, indonesia, alemana, polaca, galesa

Casilla del censo marcada: blanca / china / otra asiática

Foto: Martin Schoeller

18 / 26

Wally Oona NATGEO 030813 2 FR8 F. América multirracial

América multirracial

OONA WALLY, 25 años, Brooklyn, Nueva York

Autoidentificación: china y judía / caucásica

Casilla del censo marcada: blanca / china

Foto: Martin Schoeller

19 / 26

Benjamin CAmeron NATGEO 031013 1 Fr6 F. América multirracial

América multirracial

CAMERON BENJAMIN, 22 años, Los Ángeles, California

Autoidentificación: hawaiano, chino y caucásico

Casillas del censo marcadas: blanco / chino / nativo hawaiano

Foto: Martin Schoeller

20 / 26

Wright Mars NATGEO 021513 2FR12 F. América multirracial

América multirracial

MARS WRIGHT, 25 años, Austin, Texas

Autoidentificación: mayormente filipino y negro

Casilla del censo marcada: negro / filipino

Foto: Martin Schoeller

21 / 26

Nayeri Mariyam NATGEO 031515 3 Fr5 F. América multirracial

América multirracial

MARIYAM NAYERI, 33 años, Brooklyn, Nueva York

Autoidentificación: mexicana y saudí

Casilla del censo marcada: alguna otra raza 

Foto: Martin Schoeller

22 / 26

Sugiura Alex NATGEO 030813 2 Fr6 W. América multirracial

América multirracial

ALEXANDER SUGIURA, 27 años, Brooklyn, Nueva York

Autoidentificación: americano, judío étnico

Casilla del censo marcada: japonés

Foto: Martin Schoeller

23 / 26

Holman Yudah NATGEO 031013 1 Fr1 F. América multirracial

América multirracial

YUDAH HOLMAN, 29 años, Los Ángeles, California

Autoidentificación: mitad tailandés, mitad negro

Casilla del censo marcada: otra asiática

Foto: Martin Schoeller

24 / 26

Alleyne Themba NATGEO 030913 1 Fr12 W. América multirracial

América multirracial

THEMBA ALLEYNE, 30 años, Los Ángeles, California

Autoidentificación: multirracial / «marco todas las casillas.»

Casilla del censo marcada: blanco / negro / nativo americano / indio asiático / nativo hawaiano / otro isleño del Pacífico

Foto: Martin Schoeller

25 / 26

Adrid Adrian NATGEO 031013 4 Fr10 11 F. América multirracial

América multirracial

ADRIAN ADRID, 24 años, Haleiwa, Hawai

Autoidentificación: blanco

Casillas del censo marcadas: blanco / filipino

Foto: Martin Schoeller

26 / 26

martin2. Martin Schoeller

Martin Schoeller

Me seduce la intimidad del primer plano porque capta la esencia de una persona: no se detiene en describir su atuendo o el entorno, que podrían hablarnos de su posición social. Todo se sintetiza en el rostro. De las 40, 50, 100 fotografías que suelo tomar de una persona, mi favorita es aquella en que la cara todavía no ha terminado de dibujar la expresión que el cerebro pretende adoptar. Me gusta compilar catálogos de semblantes que invitan a la comparación. Todos tenemos una idea de cómo debe ser el ojo –o la nariz, o un labio– humano, pero cuando comparas 10, 20, 100 pares de ojos, constatas sus enormes diferencias. Fotografío personas que proceden de circunstancias, culturas y etnias muy variadas, pero a fin de cuentas somos todos seres humanos. Hoy puedo retratar al Presidente y la semana que viene, a un indigente. Mi objetivo es suscitar una reflexión sobre el  uso que hacemos de nuestra apariencia para modelar nuestra identidad.

6 de diciembre de 2013

Me seduce la intimidad del primer plano porque capta la esencia de una persona: no se detiene en describir su atuendo o el entorno, que podrían hablarnos de su posición social. Todo se sintetiza en el rostro. De las 40, 50, 100 fotografías que suelo tomar de una persona, mi favorita es aquella en que la cara todavía no ha terminado de dibujar la expresión que el cerebro pretende adoptar. Me gusta compilar catálogos de semblantes que invitan a la comparación. Todos tenemos una idea de cómo debe ser el ojo –o la nariz, o un labio– humano, pero cuando comparas 10, 20, 100 pares de ojos, constatas sus enormes diferencias. Fotografío personas que proceden de circunstancias, culturas y etnias muy variadas, pero a fin de cuentas somos todos seres humanos. Hoy puedo retratar al Presidente y la semana que viene, a un indigente. Mi objetivo es suscitar una reflexión sobre el uso que hacemos de nuestra apariencia para modelar nuestra identidad.

Qué tienen los rostros de estas páginas que resultan tan intrigantes? ¿Es simplemen­te que sus facciones rompen nuestros esquemas, que no estamos acostumbrados a ver esos ojos debajo de esos cabellos, esa nariz sobre esos labios? En un país como Estados Unidos, con una población de tan variados orígenes, la reacción puede ir desde un inofensivo afán de antropólogo aficionado a identificar ascendencias y encontrar coincidencias hasta un rechazo en toda regla de la violación de las fronteras entre grupos (según el viejo discurso racista, el watering down o «dilución racial»).

Si nos topásemos con estos rostros por la calle, a los más curiosos (o menos educados) quizá se nos ocurriría acercarnos a preguntar: «¿De dónde eres?» o «¿Tú qué eres?». Observamos con curiosidad porque lo que vemos dice mucho sobre el pasado de este país, su presente y su prometedor (o preocupante) futuro.

La Oficina del Censo de Estados Unidos no empezó a computar datos detallados sobre los ciudadanos multirraciales hasta el año 2000, cuando por primera vez les permitió marcar más de una raza al cumplimentar el formulario, y 6,8 millones de personas optaron por la marcación múltiple. Diez años después esa cifra au­­mentó un 32 %, lo cual la convierte en una de las categorías de crecimiento más acelerado. La opción de marcar múltiples razas es aplaudida como un progreso por los ciudadanos frustrados con las limitaciones de las categorías raciales establecidas a finales del siglo XVIII por el científico alemán Johann Friedrich Blumenbach, quien clasificó a los humanos en cinco «variedades naturales»: cobrizos, amarillos, malayos, negros y blancos. Aunque la opción de marcar varias razas no deja de estar incardinada en esa taxonomía, al menos introduce la posibilidad de la autoidentificación. Constituye un paso hacia la reparación de un sistema de categorías que, paradójicamente, es tan erróneo (pues los genetistas han demostrado que la raza no es una realidad biológica) como ineludible (ya que vivimos en un mundo de razas y racismo). La determinación de la raza de los individuos se utiliza para hacer cumplir las leyes antidiscriminación y también para identificar cuestiones sanitarias específicas de poblaciones concretas.

La Oficina del Censo, consciente de que sus categorías raciales son un instrumento imperfecto, niega cualquier intención «de definir la raza con criterios biológicos, antropológicos o genéticos». Y, de hecho, para la mayoría de los estadounidenses multirraciales, como los que aparecen retratados en estas páginas, en el concepto de identidad intervienen innumerables matices, influidos por la política, la religión, la historia y la geografía, así como por el uso que el interesado cree que se dará a su respuesta. «Yo digo que soy morena –dice McKenzi McPherson, de 9 años–. Y pienso: “¿A ti qué más te da?”.» Maximillian Sugiura, de 29 años, explica que se arroga la identidad étnica que le resulte más ventajosa en cada circunstancia. Las lealtades también cuentan, sobre todo cuando la ascendencia de uno no se traduce visiblemente en una piel, un cabello o unas facciones fenotípicas. Yudah Holman, de 29 años, se describe como mitad tailandés y mitad negro, pero en los formularios marca la opción «asiático» y siempre alude en primer lugar a la parte tailandesa, «porque me crió mi madre, así que estoy orgulloso de ser tailandés».


Sandra Williams, de 46 años, creció en una época en la que el país todavía funcionaba sobre la dicotomía negros/blancos. El censo de 1960 dibujaba una nación donde el 99 % seguía siendo o una cosa o la otra, y cuando seis años después nació Sandra –de unos padres que combinaban una y otra ascendencia– los matrimonios in­­terraciales seguían prohibidos en 17 estados. En la ciudad del oeste de Virginia donde se crió, solo había un niño asiático en el colegio. Si hubiese atribuido la claridad de su piel y su cabello a su ascendencia blanca, dice ella, los negros lo ha­­brían interpretado como un rechazo. Por eso, a pesar de que considera la raza un constructo social, ella marca la casilla «negra» en el formulario. «Como hacían mis padres», dice.

En el mundo actual, en teoría más tolerante, las personas con orígenes raciales y culturales complejos hilan un discurso mucho más fluido y lúdico para describirse a sí mismos. En los patios de recreo y en los campus universitarios se manejan términos de cuño propio tales como negronés, filatino, chicanés y corgentino. Cuando Joshua Ahsoak, de 34 años, iba a la universidad, su mezcla de inupiat (esquimal) y judío del Medio Oeste le granjearon el apodo de «jusquimal», término que aún usa para describirse.

Tracey Williams Bautista dice que su hijo de siete años, Yoel Chac Bautista, se autodenomina negro cuando está con ella, afroamericana, pero se presenta como mexicano cuando está con su padre. «Nosotros decimos que es negxicano», bromea. Los familiares negros advierten a Tracey de la vigencia de la «regla de la gota de sangre», la antigua práctica de considerar negro a quien posea el más mínimo rastro de ascendencia negra. «Dicen: “Aunque solo tenga la mitad, sigue siendo un negro de m…”»

En Estados Unidos la raza sigue importando, por más que la elección de Barack Obama haya anunciado un mundo postracial. Quizá llegue a ser una nación plural en 2060, cuando según la predicción de la Oficina del Censo los blancos no hispanos dejen de ser mayoría. Pero las estadísticas no borran el legado de los campos de concentración donde se internó a estadounidenses de origen japonés durante la Segunda Guerra Mundial ni las leyes de segregación racial vigentes hasta los años sesenta. Los blancos tienen de media el doble de ingresos y seis veces más pa­­trimonio que los negros e hispanos, y los jóvenes negros tienen el doble de probabilidades de estar desempleados que los blancos. El sesgo racial sigue presente en las tasas de encarcelación, las estadísticas sanitarias y los informativos: hace poco tiempo la emisión de un anuncio de cereales Cheerios que presentaba una familia multirracial causó un alud de reacciones negativas, entre ellas reivindicaciones de genocidio blanco y lla­mamientos al «muerticulturalismo».

Tanto los defensores como los detractores del anuncio basaban sus opiniones en lo que se conoce como el test del ojo: un estudio de la actividad cerebral realizado por la Universidad de Colorado en Boulder mostró que las personas toman nota de la raza en una décima de segundo, antes incluso que del sexo. Otra investigación divulgó en mayo que los conservadores presentan una tendencia más marcada que los progresistas a categorizar rostros ambiguos como negros.

Cuando la gente pregunta a Celeste Seda, de 26 años, de qué raza es, a ella le gusta dejar que lo adivinen antes de explicar que es de ascendencia dominicana y coreana. Matiza que incluso al decir eso solo revela una mínima parte de su identidad, que incluye una infancia en Long Island, una familia adoptiva puertorriqueña, una hermana afroamericana y una incipiente carrera como actriz. Llamar la atención por tener una imagen insólita halaga tanto como agota. «Es un don y una maldición», sentencia.

Y es también, para el resto de nosotros, una oportunidad. Si resulta que no podemos encasillar al prójimo en ninguna de las categorías de toda la vida, quizá nos veremos obligados a revisar las definiciones de raza e identidad, las presunciones sobre quiénes son ellos y quiénes nosotros. Tal vez aprenderemos a ser menos cautelosos a la hora de identificarnos con los demás si cada vez nos topamos con más personas como Seda, personas cuyos rostros parecen proclamar ese verso del vibrante poema de Walt Whitman Canto a mí mismo:
«Soy inmenso, contengo multitudes»