Flores de este mundo

No parecen de este planeta, pero los cristales de hielo son efímeros prodigios cien por cien terrestres que fascinan desde hace siglos a científicos y artistas.

1 / 12

1 / 12

DSCN1270a. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Alargados cristales dendríticos de escarcha sobre una rama. «Las plantas que crecen expuestas a los elementos cerca de los lagos y ríos sin helar ofrecen la mejor base para fotografiar escarcha», dice Kenneth Libbrecht, físico del Instituto de Tecnología de California y autor de esta imagen.

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

2 / 12

c1230a113B. Cristales de hielo

Cristales de hielo

En ciertas condiciones extremas, como unas temperaturas muy bajas o una presión atmosférica altísima, los cristales de hielo pueden adoptar una estructura cúbica. Pero la mayoría de las veces presentan una estructura hexagonal que se inicia con un simple prisma. A medida que el cristal crece, desarrolla seis ramas cuyo diseño dependerá de la temperatura y la humedad.

Dendrita estrellada

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

3 / 12

d1219b055A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Dendrita estrellada

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

4 / 12

d0217a041A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Dendrita estrellada

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

5 / 12

c1230a077A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Dendrita estrellada con forma de helecho

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

6 / 12

e0207a028A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Dendrita estrellada con forma de helecho

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

7 / 12

c1223d079B. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Prisma simple

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

8 / 12

e0118b056B. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Placa estrellada

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

9 / 12

d0123a032A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Dendrita estrellada

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

10 / 12

d0122b059A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Cristal triangular

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

11 / 12

d0123a027B. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Copo de nieve de doce lados

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

12 / 12

d0219a031A. Cristales de hielo

Cristales de hielo

Dos dendritas radiadas con forma de helecho

SnowCrystals.com

Foto: Kenneth Libbrecht

No parecen de este planeta, pero los cristales de hielo son efímeros prodigios cien por cien terrestres que fascinan desde hace siglos a científicos y artistas.

El fotógrafo estadounidense Wilson A. Bentley fue, a mediados del siglo XX, pionero en retratar su simétrico esplendor

El astrónomo y matemático alemán Johannes Kepler, célebre por sus leyes sobre el movimiento de los planetas, publicó por primera vez en 1611 un folleto sobre la fascinante arquitectura geométrica de los copos de nieve, y el fotógrafo estadounidense Wilson A. Bentley fue, a mediados del siglo XX, pionero en retratar su simétrico esplendor. "A través del microscopio descubrí que los copos de nieve eran portentos de belleza y me pareció una pena que esa belleza no pudiera ser apreciada por los demás –dijo en 1925–. Cada cristal de hielo es una obra maestra del diseño, y ninguno se repite jamás. Cuando un cristal se derrite, ese diseño se pierde para siempre. Cuánta belleza perdida sin dejar ni un solo rastro."

Por ello este artista, apodado Snowflake, se esforzó en captar la magnificencia única de estos cristales, que cuando se aglomeran forman los copos de nieve, reuniendo hasta 5.000 fotografías distintas. Algunas de ellas aún se pueden ver en el museo que lleva su nombre, ubicado en Jericho, Vermont.

Gracias al trabajo de Bentley se pudieron hacer las primeras clasificaciones de las formas de los cristales de hielo, como las que estableció en 1951 la Asociación Internacional de Ciencias Criosféricas (IACS por sus siglas en inglés), diez patrones básicos que hoy siguen vigentes. U otras mucho más complejas y numerosas, como las de los geofísicos Choji Magono y Chung Woo, de la Universidad de Hokkaido, en Japón, quienes en 1966 describieron hasta 80 patrones diferentes. Pero esos modelos solo muestran las generalidades que comparten la infinidad de cristales de hielo distintos. Y es que es extremadamente difícil, aunque no imposible, encontrar dos iguales.

"Estas diminutas joyas se originan a partir de microscópicas gotas de agua al borde de la congelación que se hallan en las nubes y que cristalizan sobre las partículas suspendidas en la atmósfera –explica Kenneth Libbrecht, físico del Instituto de Tecnología de California y autor de las imágenes de este reportaje–. Cuando se precipitan, los cristales se aglutinan, adoptando una u otra forma dependiendo de las circunstancias ambientales, siempre a temperaturas bajo cero." El tamaño de los cristales puede ir desde unos centenares de micras de diámetro hasta los cinco milímetros.

Estas diminutas joyas se originan a partir de microscópicas gotas de agua al borde de la congelación que se hallan en las nubes

Un proceso en el que se ven involucradas una ingente cantidad de moléculas de agua capaces de ordenarse de infinitas maneras distintas pero siempre respetando una simetría radial construida en torno a una matriz hexagonal. "Cuando una molécula de agua se congela, los dos átomos de hidrógeno y el de oxígeno que la forman se enlazan siempre formando redes hexagonales", explica Libbrecht. Autor de varios libros de fotografías destinadas a divulgar los secretos de estos preciosos cristales, lo de este físico se ha convertido en una auténtica pasión. "Me encanta encontrar y fotografiar los cristales de nieve más excepcionales, e incluso me divierto fabricándolos en mi laboratorio", nos cuenta. No es broma, en su página web explica cómo se hace. ¿Alguien se anima? Solo hay que clicar en snowcrystals.com.