Estructura antiesmog

edificio

edificio

Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire causó en 2012 una de cada ocho muertes en el mundo. Ahora arquitectos e ingenieros están creando purificadores de aire del tamaño de un edificio… Porque, de hecho, son edificios. El hospital Manuel Gea González de Ciudad de México (en la foto) presentó el año pasado una fachada «comeesmog» cubierta de dióxido de titanio (TiO2), un catalítico capaz de convertir los contaminantes en componentes menos dañinos. Los diseñadores dicen que neutraliza las emisiones de hasta mil coches al día.
Aunque aún no se sabe con certeza si el TiO2 podría suponer una diferencia en los niveles mundiales de polución atmosférica, se ha convertido en un foco de interés. Se está planteando usar TiO2 en áreas muy contaminadas de Londres. El año que viene Milán inaugura Palazzo Italia, un pabellón de seis pisos con un exterior de «cemento purificador del aire». El sistema convence a William Suk, del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Estados Unidos: «Utilizar tecnologías innovadoras a gran escala arquitectónica para limpiar la contaminación atmosférica es una idea con potencial».