Conservación

El retorno del uro

La genética podría devolver la vida a los grandes bóvidos del paleolítico europeo.

hemis

hemis

12 de julio de 2010

Los enormes bóvidos llamados uros, que los artistas del paleolítico representaron en las paredes de las cuevas y apreciaban como trofeos de caza, deambularon por los bosques de Europa durante siglos. Extinguidos hace unos 400 años, ahora la genética podría devolverlos a la vida. Suena a Parque Jurásico segunda parte, pero se trata del Proyecto Tauros, un consorcio de científicos europeos que utilizan ADN secuenciado de dientes de uro para llevar a cabo un innovador programa de reproducción. Los investigadores del proyecto están seleccionando ganado bovino vivo que aún tiene genes de uro; entre las razas seleccionadas se encuentra la limiana española y la maremmana italiana. Los criadores cruzarán después ese ganado para conservar el ADN pertinente, desechar el resto y conseguir bóvidos que, en una década, se espera tengan el aspecto de sus extintos ancestros y actúen como ellos. Los uros eran enormes herbívoros que en el pasado ramoneaban hayas, unos árboles que actualmente asfixian los bosques de Europa. La limpieza de los bosques por parte de los nuevos uros ayudaría a que la flora nativa rebrote. De este modo, una especie resucitada daría la oportunidad de sobrevivir a otras especies amenazadas. —Juli Berwald

Foto: Hervé Hughes / Gtres