El primer satélite alimentado por energía solar

Vanguard I

Vanguard I

Del tamaño de un melón de cerca de un kilo de peso, el Vanguard I fue el primer satélite alimentado por energía solar y una victoria importante para Estados Unidos en la carrera espacial. Para no quedar rezagado tras el lanzamiento del Sputnik 1 y 2 soviéticos en 1957, Estados Unidos puso en órbita el Vanguard 1 el 17 de mayo de 1958. El primer ministro de la Unión Soviética en aquel momento, Nikita Jrushchov, lo despreció refiriéndose a él como «un pomelo». Sin embargo, los satélites Sputnik –considerablemente mayores– se salieron de su órbita y se calcinaron en su regreso a la Tierra en 1958, mientras que el Vanguard 1 todavía sigue en el espacio. Dejó de transmitir en 1964, cuando sus últimas células fotovoltaicas se agotaron, pero a día de hoy sigue siendo el satélite artificial más antiguo presente en el espacio. Además, se calcula que continuará en órbita alrededor de 240 años más.