El poder ignífugo de las conchas de molusco

moluscos

moluscos

La utilización de residuos marinos en el sector de la construcción

Todo empezó en el año 2003, cuando varias empresas conserveras de Galicia contactaron con dos equipo de científicos de Sevilla especializados en ingeniería de residuos para pedirles consejo sobre un problema: ¿Cómo podían deshacerse de las miles de toneladas de conchas de moluscos que generaban cada año? Con esta premisa, los investigadores del Grupo de Ingeniería de Residuos y del Grupo de Ingeniería de Procesos se pusieron manos a la obra y recientemente han patentado un material de construcción con alta capacidad de resistencia al fuego, compuesto en más de un 60 % por conchas de molusco.

El producto fue sometido a distintos ensayos en laboratorios oficiales superó con éxito los ensayos de tipo mecánico, térmico y medioambiental a los que fue sometido

«Las conchas, compuestas fundamentalmente por carbonatos de calcio y de magnesio, se calcinan para eliminar la materia orgánica y el mal olor que ésta puede generar, y posteriormente se muelen y tamizan –explica Carlos Leiva, uno de los investigadores del Grupo de Ingeniería de Residuos–. Del proceso se obtiene una pasta granulada que puede mezclarse con aglomerantes como el yeso y la fibra. La fabricación del material es la habitual del cemento: se mezclan los componentes con agua en una hormiguera, se vierten y se dejan fraguar.»

Tras una fase inicial de pruebas en laboratorios de la Universidad de Sevilla, el producto fue sometido a distintos ensayos en laboratorios oficiales para su homologación y patente y superó con éxito los ensayos de tipo mecánico, térmico y medioambiental a los que fue sometido. El material, que ya está listo para ser comercializado, además de proporcionar una protección pasiva frente al fuego, aporta una funcionalidad ecológica: disminuir la acumulación de conchas de moluscos depositadas en vertederos o en el fondo del mar. –Eva van den Berg

Foto: Ingram / Gtres