El cambio climático cambiará la agricultura mundial

¿Cómo afectará el calentamiento global a los cultivos? ¿Existen alternativas para los agricultores?

1 / 4

1 / 4

Una agricultura más sostenible. Arroz

Arroz

Al contrario que otros cultivos que se verán muy mermados, el arroz, que se da en climas cálidos y fríos, saldrá bien parado. Según los científicos, la producción de África podría duplicarse.

Foto: Rout Biswaranjan / Gtres

2 / 4

Una agricultura más sostenible. Maíz

Maíz

El cambio climático dejará nuevas zonas disponibles para el cultivo de maíz, pero reducirá la producción en las áreas actuales. Será cultivado por más agricultores en más lugares.

Foto: STR / Gtres

3 / 4

Una agricultura más sostenible. Trigo

Trigo

Prácticamente todos los escenarios climáticos apuntan a una reducción del rendimiento del trigo. Un clima más cálido también podría provocar plagas más devastadoras.

Foto: Boris Grdanoski / Gtres

4 / 4

patatas. Patata

Patata

Las patatas suelen crecer mejor en lugares con bajas temperaturas. En climas cálidos, se podrían cultivar más al norte o en zonas de montaña situadas a mayor altitud.

Foto: Friedel Gierth / Gtres

¿Cómo afectará el calentamiento global a los cultivos? ¿Existen alternativas para los agricultores?

El cambio climático podría beneficiar a ciertas plantas debido a la prolongación de las épocas de cultivo y al aumento del dióxido de carbono. Sin embargo, el calor tiene otras consecuencias –más plagas, sequías e inundaciones– que serán menos beneficiosas. ¿Cómo se adaptará el mundo? Sobre la base de un modelo climático agresivo conocido como HadGEM2, los investigadores del IFPRI (Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias) prevén que de aquí a 2050 los terrenos aptos para cuatro alimentos básicos —maíz, patatas, arroz y trigo— se verán alterados, lo que en algunos casos obligará a los agricultores a cambiar de cultivo.

Según Ricky Robertson, del IFPRI, algunas explotaciones agrarias podrían beneficiarse del calentamiento, pero otras no. El rendimiento de los cultivos no solo lo determina el clima; también los cambios políticos, la demanda mundial y las técnicas agrícolas influirán en la suerte que corran las explotaciones. En opinión de los investigadores, saldrán ganando los agricultores que modernicen sus métodos y diversifiquen su producción.