Editorial

Editorial

Por Chris Johns, director de National Geographic Magazine

ALIMENTOS11

ALIMENTOS11

10 de agosto de 2009

«Si quieres ganar a Otto, tendrás que madrugar», decían en el valle del Rogue, en Oregón, donde me crié. Se referían a Otto Bohnert, un granjero de la región que se hizo famoso por haber conseguido una cosecha de trigo de más de ocho toneladas por hectárea a finales de los años sesenta, en plena revolución verde, un movimiento que se proponía aumentar la producción de alimentos mediante el uso de nuevas tecnologías. Las cosechas de Otto, gracias al regadío, los abonos químicos y unas variedades de trigo más resistentes, eran el doble de abundantes que las de nuestro valle.
La revolución verde tuvo tanto éxito que algunos expertos sostienen que, gracias a las abundantes cosechas de arroz que proporcionó, la población mundial aumentó en 700 millones. Hoy, sin embargo, el incremento de la producción de alimentos se está ralentizando, la población mundial continúa aumentando y son obvios los efectos nocivos de los plaguicidas, así como las consecuencias del agotamiento de los acuíferos. La demanda supera la oferta, y el precio de los alimentos se dispara.
Desearía que Otto siguiera entre nosotros para conocer su opinión acerca de la difícil situación a la que nos enfrentamos. «Creo que Otto pretendía experimentar con las técnicas de la revolución verde para ver si funcionaban, pero también tenía claro que todo tiene un precio», dice su nieto Dick Dunn.
En el reportaje «El fin de la abundancia», Joel Bourne y John Stanmeyer analizan la revolución verde que ayudó a alimentar a millones de personas… y sus consecuencias. Descubren que Otto tenía razón: todo tiene un precio.