Editorial: ¡Cráter Gale, aquí estoy!

Julio de 2013

editorialjuliol2013

editorialjuliol2013

25 de julio de 2013

«Estoy entero y a salvo en la superficie de Marte», informó el robot Curiosity desde su cuenta de Twitter. «¡Cráter Gale, aquí estoy!» El mensaje, enviado desde 248 millones de kilómetros de distancia, dio la vuelta a la Tierra y despertó la euforia entre los científicos y técnicos que habían trabajado duro para lograr que este vehículo explorador de la NASA se posara con éxito en la superficie marciana el 6 de agosto del año pasado.

Curiosity es un buen nombre para un astromóvil de exploración marciana que durante dos años deberá recabar todo tipo de información en un lugar donde casi todo está por descubrir. No es el primero. Desde 1976, otras sondas de aterrizaje y todoterrenos han pisado Marte mostrándonos extrañas imágenes de una topografía variada y violenta, formada por cráteres volcánicos, profundos cañones, llanuras y grandes lechos fluviales por los que presumiblemente fluyó el agua. Nuestra familiaridad geográfica y geológica con el planeta rojo va en aumento, y Curiosity, el más sofisticado de los robots de la NASA, tratará de descubrir si en él se dieron las condiciones favorables para el desarrollo de vida microbiana y recogerá datos para preparar una futura misión tripulada. Afirma John Grotzinger, geólogo responsable de la misión y autor del reportaje de portada de este mes, que «desde el día que aterrizamos, este lugar nos pareció distinto de los demás que habíamos visitado en misiones anteriores a Marte. […] Las imágenes nos recuerdan a nuestro hogar».