Astronomía

Curiosidad por la vida

Un robot explorador en busca de signos de vida en Marte

nasa

nasa

24 de enero de 2011

En otoño del recién estrenado 2011, si todo va según lo previsto, la NASA enviará a Marte un vehículo espacial, el Curiosity, equipado con un sofisticado laboratorio que incluye una estación meteorológica construida en el Centro de Astrobiología (CAB), un centro mixto del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y el CSIC. El objetivo del Curiosity será determinar si el planeta rojo tiene o ha tenido alguna vez las condiciones necesarias para albergar vida. El todoterreno, que toma el relevo al Spirit y al Opportunity, dos robots exploradores lanzados en 2004, es mucho más sofisticado que sus antecesores y su misión será buscar moléculas orgánicas. Éstas son, según la NASA, los pilares químicos de la vida, y parece que el lugar más probable para encontrar esos indicios son las rocas, contenedoras de una información petrificada desde hace miles de millones de años. Entre otras cosas, el Curiosity tomará muestras, vaporizará rocas con su rayo láser y tomará fotografías en alta resolución.

La estación meteorológica que viajará al planeta rojo, denominada Estación de Monitorización Medioambiental del Rover (REMS, por sus siglas en inglés), “medirá, durante cinco minutos de cada una de las 24 horas del día, y a lo largo de 23 meses (un año marciano), la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica, la humedad relativa, la temperatura del aire y del suelo, y la radiación ultravioleta», explica el ingeniero aeronáutico del CAB Javier Gómez-Elvira, principal investigador del proyecto REMS. El mayor desafío ha sido adaptar los sensores para que soporten los grandes cambios de temperatura que en Marte suceden a diario, donde en 12 horas se puede pasar de los -50 ºC a los -150 ºC en un día frío de invierno. ¡Una resistencia a prueba de bomba la de los hipotéticos organismos marcianos!   –Eva van den Berg

 

Foto: NASA/JPL-Caltech