El baile de las auroras visto desde el espacio

El baile de las auroras desde el espacio

Las auroras ocurren cuando la radiación cósmica interacciona con la magnetosfera de la Tierra, formando un espectáculo maravilloso, como demuestra este vídeo

Como si se tratara de las olas de un mar cósmico que llegan a romper a una pequeña y oscura cala del sistema solar llamado Tierra, la radiación cósmica procedente del sol se estrella contra nuestro planeta dando lugar al baile de luz que conocemos como auroras polares.

Más información

El espacio, el mejor lugar para contemplar las auroras

Un balcón ideal para contemplar las auroras

Las auroras polares no son más que el producto de la interacción de la radiación cósmica con la magnetosfera de la Tierra. Esta esfera invisible que nos envuelve y protege, obedece al campo magnético generado por la rotación de las capas metálicas interiores terrestres -manto y núcleo- cargadas eléctricamente. Actúa desviando la radiación procedente del sol hacia los polos dando lugar a las auroras.

Sin embargo véase la aurora como a la parca disfrazada bella mujer. Esta radiación que nos maravilla y ofrece uno de los espectáculos atmosféricos más impresionantes de mundo, resultaría tan letal como hermosa de no ser por la función de escudo protector que ejerce la magnetosfera.

De no existir esta segunda en la Tierra, como ocurre en Venus y Marte, la cantidad constante y permanente de radiación a la que se ve sometido nuestro planeta atravesaría la atmósfera llegando hasta la superficie.

Más información

El maravilloso espectáculo de las auroras boreales

Las mejores fotos de auroras boreales

Una de las múltiples consecuencias de esto sería la perdida paulatina de agua de nuestro mundo azul. Tras poco más de unos miles de años, es probable que la Tierra, haciendo verdadero honor a su nombre, se hubiera convertido justo en eso, en tierra; un desierto más de roca y polvo en el vasto universo.

Por ello querido lector, si algún día tienes la posibilidad de maravillarte con la aurora, recuerda cuando venga la parca y tus ojos sean testigo de semejante espectáculo, que existe un ángel de la guarda que sin poder verlo vela por ti, en este caso la magnetosfera, una de las razones por la que estas vivo.