Así será la nueva base científica española en la Antártida

La nueva sede entrará en funcionamiento en 2017/2018, podrá acoger a 52 personas y tendrá 600 metros cuadrados de laboratorios

Javier Flores

5 de octubre de 2016

La Antártida es uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra. Y a la vez, o incluso por esa misma razón, es uno de los lugares más interesantes para realizar ciertas investigaciones sobre el cambio climático, la evolución de nuestro planeta, ciertas especies endémicas, sismicidad…

Desde 1988 la instalación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ubicada en la isla Livingston, acoge a científicos de todo el mundo para realizar diversos proyectos de investigación. Inicialmente alojaba a solo 12 personas, y aunque posteriormente se amplió, con el paso del tiempo se ha quedado pequeña para la cantidad de proyectos que se quieren desarrollar en un entorno tan singular.

Por eso el CSIC tiene planeado crear una instalación y acaba de presentar las primeras imágenes de la futura Base Antártica Española (BAE) Juan Carlos I, ubicada igualmente en la isla Livingston.

La nueva sede estará disponible a partir de la campaña 2017/2018 y podrá acoger a 52 científicos en sus 2.000 m2 habitables, sus 600 m2 de laboratorios y sus 1.500 m2 de almacenamiento. El módulo habitable estará dividido en tres: uno de ellos contendrá la enfermería, la cocina, la despensa, las cámaras frigoríficas, el salón- comedor, el gimnasio y los despachos, y los otros dos estarán ocupados por los dormitorios y los baños.

Outbrain