Robots subterráneos urbanos, el futuro de las obras y el rescate

El proyecto BADGER esta trabajando en una innovadora solución robótica que podría usarse en labores de rescate o para evitar abrir zanjas en las ciudades en ciertas obras urbanas

28 de junio de 2017

La Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) lidera la puesta en marcha de un nuevo tipo de robots autónomos subterráneos con navegación inteligente para entornos urbanos. El sistema desarrollado en el marco del proyecto BADGER, aspira a convertirse en un referente entre las tecnologías de excavación existentes.

Evitar la formación de zanjas durante el transcurso de las obras subterráneas en una ciudad o ser utilizado en labores de salvamento en caso de producirse una catástrofe son solo algunas de las posibles aplicaciones del nuevo robot diseñado por investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid.

El llamado proyecto BADGER -roBot for Autonomous unDerGround trenchless opERations, mapping and navigation- tiene el objetivo de desarrollar una nueva generación de robots subterráneos y autónomos, los cuales, mediante navegación inteligente pueda operar con total eficacia en entornos urbanos, donde las tuberías y el cableado pueden dificultar en extremo esta labor.

Así, el objetivo de este proyecto internacional coordinado por el Robotics Lab de la UC3M, es desarrollar un sistema inteligente para la excavación autónoma de túneles de pequeño diámetro y de alta pendiente en entornos urbanos. Y de este modo BADGER se constituye como un proyecto que acoge varias innovaciones. La principal es esta nueva aplicación a un entorno subterráneo de la robótica, una disciplina que hasta ahora estaba centrada sobre todo en robots en superficie andante o rodante, robots voladores o submarinos.

“El empleo de técnicas innovadoras de localización, mapeo y navegación, así como de sensores y georadares, permitirán su adaptación a distintos terrenos, facilitarán el análisis del entorno de trabajo y la toma de decisiones”, explica el coordinador del proyecto, Carlos Balaguer, catedrático del departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UC3M.

La navegación autónoma, por su parte, es otro de los puntos fuertes del proyecto, pues todos los sensores, georadares y computadoras estarán integrados en la máquina, lo que posibilita una exploración del terreno mucho más precisa y controlada. Por último, la utilización de técnicas de ultrasonido para perforar los terrenos, acompañada de una impresora 3D a bordo del propio robot con el objetivo de reforzar el túnel por donde circulen los cables o las tuberías, juega también un rol esencial.

Sostenibilidad de las ciudades y apoyo en labores de rescate

Por otro lado, se puede considerar que BADGER es un robot ecológico. El artilugio permitirá realizar instalaciones de cableado y canalización sin zanjas ni desvío de tráfico. “Dado que todo el proceso transcurrirá bajo tierra, la contaminación, tanto acústica como de polución, se verá reducida”, comentan los investigadores.

Pero este invento artificio no solo permitirá realizar obras sin que nos enteremos en la superficie, sino que sus posibilidades son mucho mayores. Gracias a las capacidades cognitivas y de control, permitirá realizar labores de búsqueda y rescate de manera más eficiente. Como apunta el propio Balaguer, este desarrollo “incrementará notablemente la competitividad europea en operaciones de búsqueda y rescate, derrumbamientos, extracción de minas… También tendrá aplicaciones de uso civil en la construcción de conducciones de aguas, gas, fibra óptica, e incluso con un enfoque académico podrá emplearse en la exploración y mapeo de entornos subterráneos”.

Los drones ya rondan nuestras cabezas, otros robots surcan los mares, ¿por qué no algunos que exploren la tierra?

Outbrain