Primera detección de fuertes vientos alrededor de agujeros negros

Primera detección de fuertes vientos alrededor de agujeros negros

"Los vientos deben de alejar una gran fracción de la materia que podría tragar un agujero negro", asegura Bailey Tetarenko, de la Universidad de Alberta

1 / 1
Fuertes vientos

1 / 1

Fuertes vientos

En esta recreación, los fuertes vientos alteran el disco exterior de materia alrededor de un agujero negro estelar.

Imagen: NASA / Swift / A. Simonnet, Sonoma State University

Primera detección de fuertes vientos alrededor de agujeros negros

Observan un viento intenso en los alrededores de un agujero negro

Más información

Un viento endiabladamente intenso en un agujero negro

Durante los estallidos de brillo que experimentan los agujeros negros estelares, en los que rápidamente consumen masa, se producen fuertes vientos alrededor de los agujeros negros, según un estudio publicado el lunes en Nature. Los agujeros negros estelares, aquellos que se forman en la fase final de la vida de una estrella masiva, tienen la capacidad de consumir cualquier cosa situada en un radio de tres a 150 kilómetros, dependiendo del tamaño del agujero negro. "Los vientos deben de alejar una gran fracción de la materia que podría tragar un agujero negro", asegura Bailey Tetarenko, de la Universidad de Alberta (Canadá) y principal autora del estudio. "En uno de nuestros modelos, los vientos expulsaron un 80% del alimento potencial del agujero negro", añade.

"Los vientos pueden expulsar un 80% del alimento potencial del agujero negro", dice Tetarenko

Los científicos han examinado los datos, de un periodo de 20 años, de tres agencias espaciales internacionales y han utilizando nuevas técnicas estadísticas para estudiar los estallidos procedentes de agujeros negros estelares en sistemas binarios de rayos X, en los cuales la materia es transferida al agujero negro desde una estrella acompañante. Y así han hallado evidencias consistentes de fuertes vientos alrededor de agujeros negros que experimentan dichos arrebatos de cólera. Sin embargo aún no saben qué causa esos vientos en el espacio. "Creemos que la clave está en los campos magnéticos, pero tendremos que investigar mucho para saberlo", admite Craig Heinke, coautor del estudio.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?