Obtienen ADN de homínidos extintos en los sedimentos de las cuevas

Un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva ha ideado un método revolucionario para extraer ADN humano de cuevas en las que no hay restos óseos

1 / 11

1 / 11

adn1. Sitio prehistórico Caune de l'Arago

Sitio prehistórico Caune de l'Arago

El investigador Svante Pääbo señala el lugar en el que se recogió una de las muestras de sedimentos, en el sitio prehistórico Caune de l’Arago y en un estrato en el que se descubrió un diente humano de 560.000 años de antigüedad.

Foto: Christian Perrenoud

2 / 11

adn2. Sitio prehistórico Caune de l'Arago

Sitio prehistórico Caune de l'Arago

Svante Pääbo señalando un estrato de 450.000 años de antigüedad en el sitio prehistórico Caune de l’Arago, en Francia.

Foto: Christian Perrenoud

3 / 11

adn3. Cueva de Chagyrskaya

Cueva de Chagyrskaya

Entrada al sitio arqueológico de la cueva de Chagyrskaya, en Rusia.

Foto: Richard G. Roberts

4 / 11

adn4. Cueva de Chagyrskaya

Cueva de Chagyrskaya

Perfil estratigráfico de la cueva de Chagyrskaya en Rusia, donde se han recogido muestras de sedimentos.

Foto: Richard G. Roberts

5 / 11

adn5. Sitio arqueológico de la cueva de Denísova

Sitio arqueológico de la cueva de Denísova

Vista del valle desde lo alto del sitio arqueológico de la cueva de Denísova en Rusia.

Foto: Bence Viola, Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology

6 / 11

adn6. Sitio arqueológico de la cueva de Denísova

Sitio arqueológico de la cueva de Denísova

Richard (Bert) Roberts, Vladimir Ulianov y Maxim Kozlikin organizan la recogida de sedimentos en la Cámara Este de la cueva de Denísova, en Rusia.

Foto: IAET SB RAS / Sergei Zelensky

7 / 11

adn7. Cueva de El Sidrón

Cueva de El Sidrón

Galería del Osario del sitio arqueológico de la cueva de El Sidrón en Asturias. Los investigadores han obtenido ADN neandertal de una muestra de sedimentos con restos esqueléticos neandertales.

Foto: J. Fortea

8 / 11

adn8. Cueva de El Sidrón

Cueva de El Sidrón

Excavaciones arqueológicas en la cueva de El Sidrón.

Foto: Group of Paleoanthropology MNCN-CSIC

9 / 11

adn9. Cueva de Vindija

Cueva de Vindija

Entrada al sitio arqueológico de la cueva de Vindija, en Croacia.

Foto: Johannes Krause, Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology

10 / 11

adn10. En el laboratorio

En el laboratorio

Matthias Meyer trabajando en el laboratorio del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig.

Foto: Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology

11 / 11

adn11. En el laboratorio

En el laboratorio

Viviane Slon prepara una muestra de sedimentos para extraer ADN.

Foto: Sylvio Tüpke, Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology

Alec Forssmann

27 de abril de 2017

En los sedimentos de las cuevas hay varios componentes que pueden proporcionar ADN de nuestros ancestros, según ha anunciado hoy el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania), cuyos investigadores han conseguido extraer ADN de neandertales y denisovanos a partir de muestras de sedimentos del Pleistoceno, de 550.000 a 14.000 años de antigüedad. Las muestras, analizadas por Matthias Meyer y sus colaboradores, proceden de siete sitios arqueológicos situados en Bélgica, Croacia, Francia, Rusia y España. El análisis del ADN a partir de los sedimentos es un nuevo método muy útil, especialmente cuando no hay restos óseos humanos, que "podría ser rutinario en el futuro", según Svante Pääbo, coautor del estudio.

Las muestras analizadas proceden de Bélgica, Croacia, Francia, Rusia y España

Los investigadores han hallado ADN de antiguos homínidos en unas muestras de sedimentos en las que sospechaban que habría abundante ADN de otros mamíferos como el mamut lanudo, el rinoceronte lanudo, el oso cavernario o la hiena de las cavernas. Nueve muestras de sedimentos procedentes de cuatro sitios arqueológicos contenían suficiente ADN de homínidos: ocho muestras contenían ADN mitocondrial de uno o varios neandertales y una muestra de las cuevas de Denísova contenía ADN denisovano. "Mediante la extracción de ADN procedente de sedimentos podemos detectar la presencia de grupos de homínidos en sitios y zonas en los que esto no se podía conseguir con otros métodos", afirma Pääbo. El estudio ha sido publicado hoy en Science.