La misión Rosetta finaliza con éxito su aventura espacial

Rosetta se ha estrellado de forma controlada en la superficie del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko y así ha finalizado la misión más ambiciosa de la Agencia Espacial Europea

1 / 4

1 / 4

Forma de champiñón. A 23 kilómetros de altura

A 23 kilómetros de altura

Imagen del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko tomada el 29 de septiembre con OSIRIS, la cámara de alta resolución de la sonda Rosetta, cuando esta se encontraba a unos 23 kilómetros de altura del cometa, que tiene forma de champiñón. 

Foto: ESA / Rosetta / MPS for OSIRIS Team MPS / UPD / LAM / IAA / SSO / INTA / UPM / DASP / IDA

2 / 4

A 16 kilómetros de distancia. A 16 kilómetros de altura

A 16 kilómetros de altura

Fotografía del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tomada por OSIRIS durante la maniobra de descenso, concretamente a unos 16 kilómetros de distancia.

Foto: ESA / Rosetta / MPS for OSIRIS Team MPS / UPD / LAM / IAA / SSO / INTA / UPM / DASP / IDA

3 / 4

A 6 kilómetros de altura

A 6 kilómetros de altura

El cometa visto a través de la cámara OSIRIS a unos 5,8 kilómetros de altura.

Foto: ESA / Rosetta / MPS for OSIRIS Team MPS / UPD / LAM / IAA / SSO / INTA / UPM / DASP / IDA

4 / 4

Pérdida de señal

Pérdida de señal

Imagen que muestra la pérdida de señal de Rosetta en una pantalla del centro de control de la ESA. La señal de radio de Rosetta ha desaparecido a las 13:19 (hora peninsular española), confirmando el éxito de la misión. 

Foto: ESA

Rosetta se ha estrellado de forma controlada en la superficie del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko y así ha finalizado la misión más ambiciosa de la Agencia Espacial Europea

Más información

El extraordinario viaje de la sonda Rosetta al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

El extraordinario viaje de la sonda Rosetta al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

Día 30 de septiembre. La misión Rosetta ha finalizado con éxito y ya forma parte de la historia de la exploración espacial. La misión Rosetta, dirigida por la Agencia Espacial Europea y con el apoyo de la NASA, "es una magnífica demostración de lo que puede llegar a conseguir una misión internacional excelentemente planificada y ejecutada", expresa Geoff Yoder, de la NASA. La sonda espacial, lanzada en marzo de 2004 con el módulo de aterrizaja Philae, ha analizado minuciosamente el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko y toda la información será asimilada en las próximas décadas. El objetivo principal de la misión: tratar de comprender el origen y la evolución del Sistema Solar. Y los cometas son un depósito de material primitivo del Sistema Solar.

La cámara de alta resolución OSIRIS, desarrollada en parte por el Instituto de Astrofísica de Andalucía, captó ayer una imagen espectacular del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko, cuando se encontraba a unos 23 kilómetros de altitud del mismo. El dramático descenso de Rosetta, después de doce años de actividad, se ha efectuado como estaba previsto y a las 13:19 (hora peninsular española) se ha perdido la señal del orbitador, confirmando así el éxito de la misión, la más ambiciosa de la Agencia Espacial Europea. Rosetta se ha estrellado de forma controlada en la región Ma'at, situada en el lóbulo menor del cometa y donde hay pozos activos de más de cien metros de diámetro y de entre cincuenta y sesenta metros de profundidad. Las imágenes obtenidas de estos pozos tienen un gran potencial científico. Los científicos examinarán detenidamente todo el material fotográfico.

El objetivo principal de la misión: tratar de comprender el origen y la evolución del Sistema Solar

Rosetta ha ido orbitando el cometa cada vez más lejos del Sol y sus instrumentos científicos, alimentados con energía solar, ya no podían seguir operando por mucho tiempo. La sonda espacial se hubiera acabado apagando si hubiera continuado en órbita. Rosetta, a diferencia de Philae, no estaba concebida para aterrizar y sus restos metálicos permanecerán en la superficie del cometa, a menos de un kilómetro de distancia de Philae. "Será duro recibir la última transmisión de Rosetta, pero por mucha melancolía que experimentemos nos sentiremos alegres de haber formado parte de una misión histórica", expresó con gratitud Art Chmielewski, director del proyecto Rosetta en Estados Unidos.