La luz solar resalta los géiseres de Encélado

La observación de los chorros de vapor de agua y hielo permite intuir el gran océano de agua líquida que se oculta bajo la superficie helada

Una región geológicamente activa

Una región geológicamente activa

El polo sur de Encélado, la sexta luna más grande de Saturno, es una región geológicamente activa con las condiciones necesarias para la vida. La imagen fue tomada por la nave Cassini el 13 de abril de 2017.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute

Alec Forssmann

18 de julio de 2017

Encélado se volteó en el pasado remoto posiblemente por el impacto de un asteroide

Más información

La luna Encélado se dio la vuelta por el impacto de un asteroide

La misteriosa imagen, del pasado 13 de abril, fue tomada con luz visible por la cámara de ángulo estrecho de la nave Cassini. Encélado, el sexto satélite más grande de Saturno, aparece en el centro, a unos 808.000 kilómetros de distancia de Cassini, según informa la NASA. La luna Encélado brilla tenuemente por el reflejo que emite Saturno, mientras que la luz solar que se asoma por detrás resalta los géiseres cercanos al polo sur, que expulsan vapor de agua desde su posible océano líquido, oculto bajo la superficie helada.

La observación de los chorros de vapor de agua, hielo y otras partículas permite intuir el gran océano de agua líquida de unos diez kilómetros de profundidad en el polo sur, una región geológicamente activa con las condiciones necesarias para la vida. Encélado mide unos 500 kilómetros de diámetro y en la actualidad tiene dos polos bien diferenciados: el sur es activo y geológicamente joven, mientras que el norte está cubierto de cráteres y parece más antiguo.