La lepra pudo originarse en Europa

La lepra pudo originarse en Europa

Un nuevo estudio demuestra que había una diversidad mucho mayor de lo que se creía en las cepas de lepra que circulaban por la Europa medieval

1 / 5
lepra1. Cráneo

1 / 5

Cráneo

Restos esqueléticos, entre ellos este cráneo, con evidencias de lepra, procedentes del cementerio de St. Jørgen en Odense, en Dinamarca, que fue creado en 1270 y que funcionó hasta el 1560.

Foto: Dorthe Dangvard Pedersen

lepra2. Huesos de los pies

2 / 5

Huesos de los pies

Huesos de los pies de un individuo con evidencias de lepra, procedentes del cementerio de St. Jørgen en Odense, en Dinamarca.

Foto: Dorthe Dangvard Pedersen

lepra3. Lepra en la Europa medieval

3 / 5

Lepra en la Europa medieval

Restos esqueléticos de un individuo con evidencias de lepra, del cementerio de St. Jørgen en Dinamarca. Todas las cepas de la bacteria de la lepra estaban presentes en la Europa medieval, según un nuevo estudio.

Foto: Dorthe Dangvard Pedersen

lepra4. Restos esqueléticos

4 / 5

Restos esqueléticos

Restos esqueléticos del cementerio de Great Chesterford, con evidencias de lepra. Este es el caso de lepra más antiguo que se conoce en el Reino Unido. Los huesos humanos del cementerio de Great Chesterford (condado de Essex, este de Inglaterra) han sido fechados entre el 415 y el 545 d.C.

Foto: Sarah Inskip

lepra5. Laboratorio de Paleogenética

5 / 5

Laboratorio de Paleogenética

Verena Schuenemann en el Laboratorio de Paleogenética de la Universidad de Tübingen, en Alemania. Johannes Krause, de la Universidad de Tübingen, es el principal autor del estudio.

Foto: Johannes Krause

La lepra pudo originarse en Europa

El mayor estudio genómico hasta la fecha sobre la antigua enfermedad infecciosa de la lepra, publicado el pasado jueves en PLOS Pathogens, demuestra que "todas las cepas de la bacteria de la lepra estaban presentes en la Europa medieval, lo que sugiere firmemente que la lepra se originó mucho más cerca de aquí, posiblemente en el lejano sureste de Europa o en Asia Occidental", afirma Helen Donoghue, coautora de este estudio internacional, de la University College de Londres.

Los investigadores han analizado diez nuevos genomas medievales de la especie bacteriana Mycobacterium leprae, la que causa la lepra, procedentes de 90 individuos europeos del 400 al 1400 d.C. aproximadamente, cuyas deformaciones esqueléticas son características de la lepra. Las muestras obtenidas incluyen el genoma de Mycobacterium leprae más antiguo que se ha secuenciado hasta ahora, de unos huesos humanos del cementerio de Great Chesterford (condado de Essex, este de Inglaterra), fechados entre el 415 y el 545 d.C. La cepa es la misma hallada hoy en día las ardillas rojas, lo que respalda la hipótesis de que las ardillas y el comercio de pieles de ardilla fueron un factor decisivo en la propagación de la lepra entre los humanos que vivieron en Europa durante la Edad Media, según explica la University College de Londres en un comunicado.

Las ardillas y comercio de sus pieles pudieron ser un factor decisivo en la propagación de la lepra

La especie bacteriana Mycobacterium leprae se agrupa en varios tipos de cepas y, hasta ahora, sólo se conocía la existencia de dos tipos de cepas en la Europa medieval. El nuevo estudio demuestra que había una diversidad mucho mayor de lo que se creía en las cepas de lepra que circulaban por la Europa medieval. Las muestras obtenidas, de diez nuevos genomas medievales, representan casi todos los tipos de cepas de Mycobacterium leprae que se conocen actualmente y que se encuentran en diferentes regiones, incluyendo los continentes asiático, africano y americano. E incluso se han detectado a menudo múltiples tipos de cepas en el mismo cementerio, lo que refleja la diversidad de cepas de lepra que había en el continente europeo en aquella época.

Fiebre tifoidea: la epidemia que asoló México en el siglo XVI

Más información

La epidemia que asoló México en el siglo XVI

La lepra era frecuente en Europa hasta el siglo XVI y hoy todavía es endémica en muchos países, principalmente aquellos que se encuentran en regiones ecuatoriales y entre los trópicos de Cáncer y Capricornio, cada año se dan a conocer 200.000 nuevos casos. "A diferencia de Europa, la lepra sigue siendo un problema en muchos países endémicos. El estudio de la propagación de Mycobacterium leprae en el pasado podría ayudarnos a detectar aquellos mecanismos que todavía contribuyen a la persistencia de esta enfermedad alrededor del mundo", destaca Andrej Benjak, coautor del estudio, del Instituto de Salud Global de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?