El 'Homo erectus' caminaba como nosotros

El estilo de caminar propio de los humanos modernos, y la estructura grupal asociada a este estilo, ya estaba presente en nuestros ancestros hace 1,5 millones de años

1 / 4

1 / 4

huellas1. Huella de 'Homo erectus'

Huella de 'Homo erectus'

Huella de Homo erectus de 1, 5 millones de años de antigüedad. La anatomía del pie y mecánica de la pisada es muy similar a la nuestra.

Foto: Kevin Hatala

2 / 4

huellas2. Huella de 'Homo erectus'

Huella de 'Homo erectus'

Una de las huellas halladas en 2009 cerca del poblado de Ileret, al norte de Kenia.

Foto: Kevin Hatala

3 / 4

huellas3. Huellas y rastros

Huellas y rastros

Huellas y rastros de Homo erectus.

Foto: Kevin Hatala

4 / 4

huellas4. Huellas y rastros

Huellas y rastros

Huellas y rastros de Homo erectus, una especie extinta que aprendió a recorrer largas distancias caminando y puede que también corriendo.

Foto: Kevin Hatala

El estilo de caminar propio de los humanos modernos, y la estructura grupal asociada a este estilo, ya estaba presente en nuestros ancestros hace 1,5 millones de años

Hace 1,5 millones de años había al menos un homínido que caminaba como nosotros. Y ese homínido era el Homo erectus, una especie que perdió gradualmente la capacidad de trepar a los árboles, pero en cambio aprendió a recorrer largas distancias caminando y puede que también corriendo. El Homo erectus, denominado así porque caminaba erguido, es una especie extinta, cuyos fósiles sugieren que emigró desde África hasta Asia.

En 2009 se descubrieron 97 huellas o rastros dejados hace 1,5 millones de años por un mínimo de veinte Homo erectus en cinco lugares diferentes, cerca del poblado de Ileret, al norte de Kenia. Desde entonces, unos científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y un equipo internacional de colaboradores han examinado estas pisadas con técnicas modernas y han descubierto que son similares a las de los humanos modernos, según revela hoy el Instituto Max Planck en una nota de prensa.

En 2009 se hallaron en Kenia 97 huellas o rastros de un mínimo de veinte 'Homo erectus'

Los huesos fosilizados y las herramientas de piedra pueden aportar mucha información sobre la evolución humana, pero resulta difícil conocer cómo se movían y se relacionaban los individuos a partir de estos restos. Las huellas, en cambio, permiten conocer la biomecánica de estos seres vivos, por ejemplo el movimiento y el equilibrio, y su comportamiento grupal. Los investigadores han comprobado que estos Homo erectus que vivieron en el este de África eran habitualmente bípedos y la anatomía de sus pies y mecánica de sus pisadas era muy similar a la nuestra, o mejor dicho la nuestra es muy similar a la de ellos.

A través de las huellas se ha podido deducir la masa corporal de estos Homo erectus y también el sexo y la estructura grupal de los individuos: hay varios hombres adultos, lo que implica cierto nivel de tolerancia y una posible cooperación entre ellos, un rasgo social que diferencia a los humanos modernos de los primates. En definitiva, el estilo de caminar propio de los humanos modernos, y la estructura grupal que va asociada a este estilo, ya estaba presente en nuestros ancestros hace 1,5 millones de años.