Hallazgo en los Pirineos: un gran conjunto de huellas de reptiles de hace 247 millones de años

Alec Forssmann

21 de abril de 2017

"Las nuevas huellas indican que estos animales, de aproximadamente medio metro de largo, usaban las cuatro patas para caminar y a menudo dejaban marcas con la cola", dice Josep Fortuny

Más información

Hallazgo en una cala de Mallorca: un fósil de un reptil de hace 260 millones de años

Hallazgo en una cala de Mallorca: un fósil de un reptil de hace 260 millones de años

Un gran conjunto de huellas de reptiles arcosauromorfos, los ascendientes de los cocodrilos y de los dinosaurios, ha sido descubierto por un equipo de investigadores del Departamento de Geología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), según reveló ayer la UAB. Las huellas fósiles, denominadas icnitas, han sido halladas en diferentes yacimientos del Parque Natural del Alto Pirineo, en la provincia de Lleida, y han sido fechadas entre el Triásico inferior y el medio, hace unos 247 millones de años. Esta época remota fue crucial para la recuperación de los ecosistemas después de la extinción masiva ocurrida hace unos 252 millones de años, la más mortífera de la historia de la Tierra, en la que desaparecieron casi todas las especies, superando con creces a la que causó la extinción de los dinosaurios.

Más información

Así eran los caimanes que habitaban en Cataluña hace 16 millones de años

Así eran los caimanes que habitaban en Cataluña hace 16 millones de años

Una nueva icnoespecie, el equivalente a una especie biológica, ha sido detectada entre el conjunto de huellas fósiles: Prorotodactylus mesaxonichnus, cuyo icnogénero (Prorotodactylus) sólo se conocía en la cuenca germana centroeuropea, en países como Polonia y Alemania. "Las nuevas huellas pirenaicas indican que estos animales, de aproximadamente medio metro de largo, usaban las cuatro patas para caminar y a menudo dejaban marcas con la cola. De todas formas, algunas huellas evidencian una posible locomoción bípeda en momentos puntuales, para ir más rápido", sostiene Josep Fortuny, un investigador del ICP. Todas estas características sugieren que podrían tratarse de euparkeriidos, un grupo de arcosauromorfos basales conocidos a través de restos óseos de la misma antigüedad en Polonia, Rusia, China y Sudáfrica. Los autores del estudio, publicado en PLOS ONE, concluyen que el grupo de los arcosauromorfos fue clave durante la recuperación de los ecosistemas después de la extinción masiva de finales del Pérmico, ya que aprovecharon el gran número de nichos ecológicos vacíos debido a la gran crisis ocurrida y favorecieron la distribución y diversificación de los antecesores de los primeros dinosaurios.