Hallada una de las huellas de dinosaurio más grandes del mundo

El hallazgo realizado en el desierto de Gobi por científicos japoneses y mongoles, pertenecería a un Titanosaurio, uno de los seres vivos más colosales que ha pisado la Tierra

1 / 4

1 / 4

Contrahuella del Titanosaurio hallada en el desierto de Gobi

Contrahuella del Titanosaurio hallada en el desierto de Gobi

El investigador Shinobu Ishigaki posa junto al excepcional hallazgo

Foto: Universidad de Okinawa/ Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia

2 / 4

Un sembrado de huellas. Un sembrado de información

Un sembrado de información

Shinobu Ishigaki trabaja en otras huellas encontradas en las inmediaciones del lugar.

Foto: Universidad de Okinawa/ Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia

3 / 4

Representación artística de un ejemplar de Titanosaurio

Representación artística de un ejemplar de Titanosaurio

La contrahuella encontrada correspondería a la extremidad señalada por la fecha.

Foto: Universidad de Okinawa/ Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia

4 / 4

Desierto de Gobi, Mongolia

Desierto de Gobi, Mongolia

Foto: Foto: 2016 Data SIO, NOAA, U.S. Navy, GEBCO, Landsaat / Google, Mapa GISrael, ORION-ME

Héctor Rodríguez

20 de octubre de 2016

El 21 de agosto de 2016 fue una de esas fechas en la que un simple descubrimiento puede cambiar de lugar aquello que la ciencia tenía por sentado.

El motivo en esta ocasión ha sido el hallazgo de, probablemente, la huella de dinosaurio más grande jamás encontrada. La marca en cuestión fue localizada en el desierto de Gobi, Mongolia, por una expedición conjunta de científicos y arqueólogos de la Universidad de Okayama, en Japón, y el Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia.

El raro descubrimiento fue hallado en la capa geológica formada entre hace 70 y 90 millones de años, correspondiente al periodo cretácico.

La huella, con 1 metro de longitud y 77 centímetros de ancho, es una de las más grandes del registro fósil, y según los investigadores debió ser grabada en suelo mongol por un saurópodo herbívoro muy similar al Titanosaurio; un cuadrúpedo de largo cuello perteneciente a la familia de los titanosauridos en la que se incluyen algunas de las criaturas andantes más pesadas en la historia del planeta Tierra.

Así se convirtió el Tyrannosaurus rex en el rey de los dinosaurios del Cretácico

Más información

Así se convirtió el Tyrannosaurus rex en el rey del Cretácico

Para hacernos una idea, entre esta titánica familia cabe señalar al Argentinosaurio, especie de la cual se estima que algunos ejemplares pudieron llegar a alcanzar los 20 metros de altura, unas 90 toneladas (equivalente al peso de 20 elefantes adultos) y medir hasta 40 metros desde la cabeza a la punta de la cola.

Según un comunicado de la Universidad de Ciencias de Okinawa: “se trata este de un descubrimiento excepcional , ya que nos hallamos ante una huella fósil muy bien preservada, de un metro de longitud y en donde podemos apreciar la marca de las garras".

En realidad no se trata de una huella al uso, sino de una contrahuella

Mas emocionante resulta que no se trata de una huella al uso, sino de una contrahuella, donde poco después de producirse la pisada del gigantesco animal, la oquedad dejada fue rellenada cual molde por el sedimento, dando lugar a una estructura en relieve muy bien conservada.

El equipo continua buscando huellas y restos fósiles en la zona que puedan aportar algo más de información a la ya obtenida por los científicos. En este sentido, Shinobu Ishigaki, profesor de paleontología de la Universidad de Okayama, declara que: “el hallazgo puede ayudar a los científicos a entender cómo caminaban los dinosaurios, y de hecho, huellas adicionales en las inmediaciones del lugar parecen indicar que el autor particular de las pisadas encontradas caminaba arrastrando las patas delanteras.

De este modo, y ante el adicional descubrimiento de restos fósiles que hablan de otras especies de dinosaurios, el desierto de Gobi se ha posicionado como un lugar excepcional y susceptible de arrojar nueva y buena información tanto del Cretácico, como de las especies que cohabitaron en el mundo durante este periodo.