La galaxia de Andrómeda se formó tras una gran fusión entre 2 galaxias

La galaxia de Andrómeda se formó tras una gran fusión entre 2 galaxias

Las simulaciones de las trayectorias de ambas galaxias han permitido descubrir que finalmente se fusionaron hace entre 1.800 y 3.000 millones de años

1 / 3
andromeda1. Andrómeda

1 / 3

Andrómeda

El bulbo se encuentra en el centro de la galaxia, en la zona luminosa, rodeado por el gigantesco disco.

Imagen: Richard Crisp

andromeda2. Colores verdaderos

2 / 3

Colores verdaderos

Comparación, con colores verdaderos, de la galaxia de Andrómeda. La imagen de la derecha es el resultado de una simulación numérica con 24 millones de partículas. La de la izquierda muestra los colores verdaderos de Andrómeda.

Imagen: Richard Crisp / Observatoire de Paris-PSL / Hammer et al. 2016

andromeda3. Gigantesco halo

3 / 3

Gigantesco halo

Observación del gigantesco halo que rodea a Andrómeda. A la izquierda, las observaciones y, a la derecha, las simulaciones que buscan reproducir la mayoría de estructuras y explicar su origen.

Imagen: Observatoire de Paris-PSL / Hammer et al. 2016

La galaxia de Andrómeda se formó tras una gran fusión entre 2 galaxias

11 cosas que no sabías sobre la Vía Láctea

Más información

Curiosidades de la vía Láctea

11

Fotografías

La Vía Láctea, nuestra galaxia, y Andrómeda, ambas pertenecientes al Grupo Local, son galaxias vecinas con forma de espiral: algún día, dentro de miles de años, colisionarán y se fundirán en una galaxia mayor. Andrómeda ha sido considerada la hermana gemela de la Vía Láctea, pero una campaña de observación desarrollada entre 2006 y 2014 por astrónomos norteamericanos ha subrayado una diferencia considerable con respecto a la Vía Láctea: en el enorme disco de Andrómeda todas las estrellas de más de 2.000 millones de años de antigüedad experimentan movimientos aleatorios, mientras que las estrellas del disco de la Vía Láctea, por ejemplo nuestro Sol, solamente están sujetas a una rotación simple. Un estudio, publicado este mes en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, demuestra que los movimientos estelares aleatorios sólo pueden ser explicados por medio de una colisión relativamente reciente, seguida por un episodio de formación de estrellas que se extendió por todo el enorme disco de Andrómeda, según explica el Observatorio de París, representado en el estudio a través del astrónomo François Hammer.

El estudio ha conseguido descifrar los mecanismos físicos de la formación de Andrómeda

El estudio, basado en modelos númericos realizados con las computadoras disponibles más potentes de Francia, ha conseguido descifrar los mecanismos físicos de la formación de Andrómeda, arrojando luz sobre su origen. Hace entre 7.000 y 10.000 millones de años todavía no existía Andrómeda, sino dos galaxias que se encontraron debido a sus órbitas. Las simulaciones de las trayectorias de ambas galaxias han permitido descubrir que finalmente se fusionaron hace entre 1.800 y 3.000 millones de años, dando lugar a Andrómeda tal y como la conocemos. "Hemos demostrado que la más grande de ambas galaxias madre era aproximadamente cuatro veces más masiva que la pequeña", afirma Hammer. La gigantesca colisión, que tuvo lugar cuando nuestra Tierra ya existía, pudo dejar materiales en nuestra vecindad, el Grupo Local. Sólo así se puede explicar cómo se formaron el bulbo, la barra, los discos delgado y grueso, el anillo estable de estrellas jóvenes en el disco, el evento reciente de formación de estrellas generalizado en todo el disco, la estructura en 3D de la Corriente Gigante (la gigantesca corriente de estrellas más prominente del halo que rodea a Andrómeda, una vasta región diez veces más grande que la galaxia en sí, poblada de gas y estrellas), las envolturas y los grupos difusos, y la distribución de estrellas en el halo.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?