Un estudio compara muestras de tejido cerebral de humanos, chimpancés y macacos

En un estudio publicado en 'Science' se han analizado 247 muestras de tejido de 16 regiones del cerebro, procedentes de seis humanos, cinco chimpancés y cinco macacos

Un chimpancé en Buenos Aires

Un chimpancé en Buenos Aires

En el estudio, y en contra de lo previsto, se han hallado similitudes en el córtex frontal, la parte implicada en el aprendizaje de orden superior que más nos diferencia de los otros simios. En esta fotografía de mayo de 2017 aparece un chimpancé enjaulado en el antiguo Zoo de Buenos Aires, en Argentina, que será reemplazado por el denominado Ecoparque.

Foto: Natacha Pisarenko / AP Photo / Gtres

Alec Forssmann

24 de noviembre de 2017

¿Cuánto sabes sobre el cerebro?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre el cerebro?

Nuestro cerebro es más grande que el de nuestros parientes vivos más cercanos (el chimpancé, el bonobo y el gorila), pero el cerebro humano no sólo es más grande que el de otros primates, sino que además ha acumulado numerosas diferencias a lo largo de su historia evolutiva. El cerebro humano es, por tanto, el órgano primario que identifica a nuestra especie, según explica en un comunicado el Institut de Biologia Evolutiva (IBE) en Barcelona, un centro mixto de la Universitat Pompeu Fabra y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

"Que nuestros cerebros sean tres veces mayores que los de los chimpancés es un hecho muy destacable que se ha conseguido en poco más de un millón de años", explica Tomàs Marquès-Bonet, el director del IBE y uno de los autores del estudio publicado en Science. "Los cerebros humanos tienen muchas más células que los de los otros primates y, además, están más interconectadas, por lo que tienen más capacidad de procesamiento".

En el estudio, liderado por Nenad Sestan de la Escuela de Medicina de Yale, se han analizado 247 muestras de tejido de 16 regiones del cerebro, procedentes de seis humanos, cinco chimpancés y cinco macacos. Las 16 regiones del cerebro, implicadas en el comportamiento y en el proceso cognitivo de alto nivel, son las siguientes: el hipocampo, la amígdala, el estriado, el núcleo dorsomedial del tálamo, la corteza cerebelosa y once áreas del neocórtex.

"Los cerebros humanos tienen muchas más células y están más interconectadas", dice Marquès-Bonet

El análisis ha permitido observar similitudes sorprendentes entre las especies de primates en lo que respecta a la expresión génica de las 16 regiones cerebrales estudiadas e incluso en el córtex prefrontal, la región del cerebro implicada en el aprendizaje de orden superior, que más diferencia a los humanos de los otros simios. En cambio, el estriado es el área del cerebro humano en la que se ha detectado una expresión génica más específica, una región que habitualmente se asocia al movimiento y que podría estar relacionada con la bipedación.

André Sousa y Ying Zhu, coautores del estudio, se han centrado en el gen TH, que está implicado en la producción de dopamina, un neurotransmisor existente tanto en vertebrados como en invertebrados, que es esencial en la función del orden superior y que está ausente en pacientes con la enfermedad de Parkinson. Durante las observaciones, el gen se expresaba mucho en una población rara de neuronas inhibidoras del neocórtex y del estriado humanos, pero no aparecía en el neocórtex del cerebro humano y la explicación, según Sousa, sería que "la expresión de dicho gen en el neocórtex se perdió, muy probablemente en un antepasado común, y reapareció en el linaje humano".

En la investigación también se han hallado altos niveles de expresión del gen MET en el córtex prefrontal humano en comparación con los tres primates estudiados. El MET está relacionado con el trastorno del espectro autista, según el comunicado del IBE.