Esta roca pudo formarse al secarse y agrietarse el barro de un antiguo lago marciano

El rover Curiosity de la NASA ha detectado una formación rocosa de unos 3.000 millones de años de antigüedad que muestra evidencias de una sequía prolongada en Marte

1 / 4

1 / 4

marte1. Polígonos y fisuras

Polígonos y fisuras

Este conjunto de polígonos y fisuras en la roca probablemente se formó hace más de 3.000 millones de años al secarse y agrietarse el barro húmedo de un antiguo lago.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS

2 / 4

marte2. Old Soaker

Old Soaker

La placa rocosa fragmentada, denominada Old Soaker, mide algo más de un metro de largo.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS

3 / 4

marte3. Squid Cove

Squid Cove

Las múltiples imágenes tomadas por el Curiosity el pasado 20 de diciembre muestran una red formada por pequeños polígonos en la roca denominada Squid Cove.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS

4 / 4

marte4. Parte inferior del Monte Sharp

Parte inferior del Monte Sharp

Escena captada con la cámara Mastcam del Curiosity que muestra la ubicación del rover a finales de 2016, en la parte inferior del Monte Sharp.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS

El rover Curiosity de la NASA ha detectado una formación rocosa de unos 3.000 millones de años de antigüedad que muestra evidencias de una sequía prolongada en Marte

Más información

Marte está increíblemente seco y ha estado así durante millones de años

Marte está seco desde hace millones de años

El barro húmedo que queda al descubierto durante la desecación de un lago en nuestro planeta, debido a una sequía prolongada, se acaba secando y agrietando, formándose polígonos casi regulares. Y eso es justamente lo que ha detectado el rover Curiosity en la superficie marciana: unas placas rocosas de formas geométricas separadas por hendiduras poco profundas, un fenómeno que probablemente se originó al secarse y agrietarse el barro de un antiguo lago. "Incluso a cierta distancia pudimos ver un diseño de polígonos de cuatro o cinco lados que no se parecía a las fracturas que habíamos visto previamente con el Curiosity", explica Nathan Stein, del equipo científico del Curiosity. "Se parece a lo que se ve junto a la carretera cuando un terreno fangoso se ha secado y agrietado", comenta. Esta red de fisuras en el terreno ha sido detectada con la Mast Camera en un sitio conocido como Old Soaker, en la parte inferior del Monte Sharp, en el interior del cráter Gale.

Los científicos de la NASA están descubriendo muchas evidencias de intervalos de sequía

La placa rocosa fragmentada, de algo más de un metro de largo, se formó hace 3.000 millones de años y posteriormente quedó enterrada bajo otras capas de sedimento, convirtiéndose todo el conjunto en una roca estratificada. La erosión producida por el viento acabó eliminando las capas superiores y el material que rellenó las grietas resistió a la erosión mejor que las formaciones de fango endurecido, de ahí que los bordes están levantados. Los científicos de la NASA han examinado el material de relleno de estas grietas y otras halladas en Old Soaker para saber si se originaron por aguas subterráneas o superficiales. "Los antiguos lagos variaron en profundidad y extensión a lo largo del tiempo, y a veces desaparecieron. Estamos descubriendo muchas evidencias de intervalos de sequía en unos lagos que se consideraban de larga duración", asegura Ashwin Wasavada, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA.