Un enorme dinosaurio en honor a Clint Eastwood

El dinosaurio más alto de Europa hallado hasta la fecha se encontró en Burgos en 2004 y tiene el curioso nombre de Europatitan eastwoodi. ¿Sabes por qué?

Un dinosaurio en honor a Clint Eastwood

Un dinosaurio en honor a Clint Eastwood

Imagen propiedad del Colectivo Arqueológico Paleontológico SAlense (C. A. S.) Autor: Davide Bonadonna

16 de octubre de 2017

Sus restos fueron descubiertos en 2004, pero debido a la complejidad que afrontaron los investigadores para preparar los fósiles y disponerlos para su estudio, hasta ahora no se ha publicado su descripción completa. Se trata de una especie de dinosaurio cuyos restos fueron hallados en la burgalesa sierra de la Demanda, donde el paleontólogo Fidel Torcida, del Colectivo Arqueológico- Paleontológico de Salas de los Infantes, y unos colaboradores dieron con el fe­nomenal hallazgo: nada menos que el dinosaurio más alto de Europa descubierto hasta la fecha.

"Pesaba 35 toneladas, medía 27 me­tros de largo y su cuello erguido debió de alcanzar los 17 metros de altura", dice Torcida, coautor de la descripción junto con José Ignacio Canudo, de la Universidad de Zaragoza.

Da la coincidencia de que el lugar donde se hallaron los huesos de este saurópodo que vivió en tierras burgalesas hace unos 125 mi­­llones de años, al principio del cretácico, fue el marco geográfico del célebre western El bueno, el feo y el malo, dirigido por Sergio Leone en 1966. En él, el protagonista bueno era el inefable Clint East­wood, todo un "dinosaurio" cinematográfico en el que se han inspirado los paleontólogos a la hora de bautizar a este reptil ancestral que, en su honor, se llama Europatitan eastwoodi.

Descubierta en China una enorme pared repleta de fósiles de diferentes dinosaurios

Más información

Increíble hallazgo en China: una pared repleta de fósiles de dinosaurio



La especie tiene una combinación única de caracteres anatómicos nunca vista en otras especies de dinosaurios, explica Torcida. "Cabe resaltar que tenía unos huesos enormes con grandes huecos internos de estructura es­­ponjosa que servían para minimizar el peso del esqueleto, ya que, de no ser así, hubiera colapsado bajo su propio peso". Esa neumatización de los huesos complicó mucho la preparación de los restos, debido a su extrema fragilidad, así como el estudio de las enormes vértebras cervicales que se hallaron atrapadas en un bloque rocoso.