Desechos de pescado como fuente de energía

Gracias al colágeno de las escamas se puede generar una carga eléctrica a partir de un movimiento mecánico

Nanogenerador piezoeléctrico

Nanogenerador piezoeléctrico

Cortesía de Dipankar Mandal, Universidad de Jadavur, Kolkata

13 de septiembre de 2016

Energía en el mar

Más información

Energía en el mar

Un equipo científico de la Universidad de Jadavpur, en Kolkata (Calcuta) ha logrado fabricar pequeños generadores eléctricos usando restos de pescado como fuente de energía. Los investigadores aseguran que su descubrimiento podría servir en el futuro para la fabricación aparatos eléctricos capaces de autoabastecerse, desde pequeños implantes médicos hasta dispositivos de vigilancia de la salud. La explicación radica en que las escamas de pescado contienen fibras de colágeno que poseen propiedades piezoeléctricas, esto es, que son capaces de generar una carga eléctrica a partir de un movimiento mecánico.

Según explica el físico Dipankar Mandal, uno de los artífices del proyecto, a la revista Applied Physics Letters, los investigadores recogieron restos de pescado crudo en un centro de procesamiento de la ciudad de Kolkata. Después de hacerlos pasar por un proceso de desmineralización para hacerlos transparentes y flexibles, les colocaron electrodos de oro y los envolvieron en una capa de polipropileno, creando así una especie de ‘nanogeneradores biopiezoeléctricos”.

Aunque las propiedades piezoelétricas eran ya conocidas, los dispositivos fabricados tradicionalmente con esta técnica contenían materiales contaminantes, como plomo o bismuto. La posibilidad de conseguir el mismo efecto con un residuo orgánico como el pescado es un hallazgo revelador que podría dar lugar a un nuevo modo de exploración de energías verdes alternativas, máxime teniendo en cuenta las grandes cantidades de pescado que se consumen y desechan habitualmente en el subcontinente indio.