Encuentran fósiles de nuevas especies de plantas e invertebrados en Sudáfrica

Los restos fósiles, de formas extrañas, son del período Devónico, de unos 360 millones de años de antigüedad, cuando Sudáfrica formaba parte del supercontinente Gondwana

1 / 5

1 / 5

devonico1. Rama de un árbol

Rama de un árbol

Fósil de la rama de un árbol de la especie Archaeopteris notosaria.

Foto: SANRAL

2 / 5

devonico2. Fósil completo

Fósil completo

Fósil completo de la especie Archaeopteris notosaria.

Foto: SANRAL

3 / 5

devonico3. Conchas de bivalvos

Conchas de bivalvos

Restos fósiles de conchas de bivalvos.

Foto: SANRAL

4 / 5

devonico4. Branquiópodos linguloides

Branquiópodos linguloides

Conchas fosilizadas de branquiópodos linguloides, "unos invertebrados que tenían patas largas y carnosas y que vivían en madrigueras, en un medio marino pero con un aporte de agua dulce", según Robert Gess.

Foto: SANRAL

5 / 5

devonico5. Branquiópodo linguloide

Branquiópodo linguloide

Concha fosilizada de un branquiópodo linguloide.

Foto: SANRAL

Alec Forssmann

2 de junio de 2016

La Agencia Sudafricana de Carreteras Nacionales (SANRAL) anunció ayer el hallazgo de nuevas especies de plantas e invertebrados como consecuencia de unas explosiones controladas para la mejora de una carretera nacional en la provincia del Cabo Oriental. Los fósiles de estas nuevas especies han aparecido en fragmentos de roca de unos 360 millones de años de antigüedad, del período Devónico, cuando Sudáfrica formaba parte del supercontinente Gondwana. Según Robert Gess, un paleontólogo del Museo Albany de Grahamstown, los fósiles se formaron en un antiguo ecosistema en la desembocadura de un río.

Los fósiles se formaron en un antiguo ecosistema situado en la desembocadura de un río

Los científicos han recogido restos fósiles del orden de los Iridopteridales, "unas plantas del tamaño de un arbusto, cuyos descendientes actuales son las plantas de cola de caballo", explica Gess. También han descubierto restos del género de los licópodos que "llegan a la altura de la rodilla y con tallos ramificados parecidos a colas de gato", además de zosterófilos y la especie Archaeopteris notosaria, "el material fértil mejor preservado de este antiguo árbol", añade el paleontólogo.

Los fósiles de invertebrados marinos corresponden a unas especies de bivalvos que "nunca habían sido halladas". A pocos kilómetros de distancia, y en unos estratos ligeramente más antiguos, han aparecido las conchas fosilizadas de branquiópodos linguloides, "unos invertebrados que tenían patas largas y carnosas y que vivían en madrigueras, en un medio marino pero con un aporte de agua dulce". La empresa estatal SANRAL está planeando construir un área de descanso en el punto kilométrico de los hallazgos, con paneles informativos sobre la importancia de los fósiles.