¿En qué se convertirá el Sol cuando muera?

¿En qué se convertirá el Sol cuando muera?

El Sol se formó hace unos 4.600 millones de años y todavía tiene combustible nuclear para otros 5.000 millones de años... ¿Qué ocurrirá después?

1 / 1
nebulosaplanetaria. Nebulosa planetaria

1 / 1

Nebulosa planetaria

Un ejemplo de nebulosa planetaria: Abell 39, en la constelación de Hércules y a unos 6.800 años luz de la Tierra. Abell 39 es una de las esferas más grandes de nuestra galaxia.

Imagen: The University of Manchester

¿En qué se convertirá el Sol cuando muera?

La edad del universo, desde el Big Bang o Gran Explosión, es de unos 13.800 millones de años, según los científicos contemporáneos. Hay estrellas tan viejas como el universo, pero la mayoría tiene entre 1.000 y 10.000 millones de años de edad. La nebulosa planetaria, un anillo masivo y luminoso de gas y polvo interestelar, supone el final de la vida activa de la mayoría de las estrellas, cuando agotan su combustible nuclear, e implica también la transición de una gigante roja a una enana blanca degenerada. El Sol se formó hace unos 4.600 millones de años y todavía tiene combustible nuclear para otros 5.000 millones de años. Y después... ¿qué?

El Hubble detecta la estrella más lejana

Más información

La estrella más lejana

3

Fotografías

Los científicos han creído durante años que la masa de nuestro Sol era demasiado baja como para crear una nebulosa planetaria visible. Las nebulosas planetarias, que nada tienen que ver con los planetas, son un fenómeno relativamente corto, de unas pocas decenas de miles de años, en comparación con el típico ciclo vital de una estrella, que ronda los 10.000 millones de años. El Sol tiene casi exactamente la mínima masa necesaria para producir una nebulosa planetaria, débil, pero visible. "Hemos descubierto que las estrellas que tienen una masa que es 1,1 veces menor que la masa del Sol producen nebulosas más débiles y aquellas estrellas más masivas que tres masas solares producen nebulosas brillantes, mientras que las predicciones de brillo del resto de estrellas son muy cercanas a lo que se había observado hasta ahora. Problema solucionado, ¡25 años después!", comenta Albert Zijlstra, de la Universidad de Mánchester y coautor de un estudio publicado ayer en Nature Astronomy.

El Sol tiene casi exactamente la mínima masa necesaria para producir una nebulosa planetaria

Dicho estudio consiste en el desarrollo de un nuevo modelo de datos para predecir el ciclo vital de las estrellas y ha sido usado para predecir el brillo o luminosidad de la envoltura brillante en expansión de una nebulosa planetaria en estrellas de diferentes masas y edades. "Cuando una estrella muere expulsa una masa de gas y polvo, conocida como su envoltura, hacia el espacio. Esta envoltura puede llegar a ser la mitad de la masa de la estrella. Queda al descubierto el núcleo de la estrella, cuyo combustible se está agotando, hasta que finalmente se apaga y muere.

El núcleo caliente logra que la envoltura en expansión brille intensamente durante unos 10.000 años, un periodo breve para la astronomía. Esto es lo que hace que una nebulosa planetaria sea visible. Algunas son tan brillantes que pueden ser vistas desde distancias extremadamente lejanas, a millones de años luz. En cambio, la misma estrella hubiera sido demasiado débil para ser vista", explica Zijslra sobre las nebulosas planetarias.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?