Descubierto en Utah un fósil de tiranosáurido prácticamente completo

El fósil "conserva al menos un 75% de los huesos y se trata del esqueleto más completo de tiranosáurido que se ha descubierto en el suroeste de Estados Unidos", según Irmis

1 / 3

1 / 3

fosildinosaurio1. Tiranosáurido fosilizado

Tiranosáurido fosilizado

Los dedos de los pies, la mandíbula superior y el hocico del tiranosáurido fosilizado hallado en una zona remota del Monumento Nacional de Grand Staircase-Escalante.

Foto: Mark Johnston / NHMU

2 / 3

fosildinosaurio2. Elevación del fósil

Elevación del fósil

Un helicóptero elevó el esqueleto fosilizado, cubierto en yeso para protegerlo.

Foto: Mark Johnston / NHMU

3 / 3

fosildinosaurio3. Excavación del fósil

Excavación del fósil

Randall Irmis, conservador de Paleontología del Museo de Historia Natural de Utah, durante la excavación del fósil.

Foto: James Roh for NHMU

Alec Forssmann

20 de octubre de 2017

Excavan uno de los fósiles más completos de 'Tyrannosaurus rex'

Más información

Excavan uno de los fósiles más completos de 'Tyrannosaurus rex'

El pasado domingo, un helicóptero elevó un esqueleto fosilizado de un dinosaurio del género Teratophoneus, hallado en julio de 2015 por el paleontólogo Alan Titus en la Formación Kaiparowits, en el estado de Utah (Estados Unidos). El fósil, que incluye un cráneo casi completo, "conserva al menos un 75% de los huesos y se trata del esqueleto más completo de tiranosáurido que se ha descubierto en el suroeste de Estados Unidos", asegura Randall Irmis, conservador de Paleontología del Museo de Historia Natural de Utah y profesor adjunto de la Universidad de Utah. El esqueleto fosilizado se comenzó a excavar a comienzos de mayo de 2017 en una zona remota del Monumento Nacional de Grand Staircase-Escalante, según informó ayer la Universidad de Utah.

El fósil tiene unos 76 millones de años de antigüedad y muy probablemente sea de un individuo de la especie Teratophoneus curriei, uno de los feroces tiranosáuridos del actual estado de Utah, que vivió en el oeste de Estados Unidos hace entre 66 y 90 millones de años, a finales del Cretácico. Según parece era un individuo subadulto, de entre 12 y 15 años de edad y de unos 5 ó 6 metros de largo, con una cabeza relativamente corta. Su cuerpo acabó enterrado en el cauce de un río o como consecuencia de una inundación en un terreno inundable; así se ha conservado su esqueleto prácticamente intacto. "Investigaremos el tamaño de este nuevo fósil de dinosaurio, su patrón de crecimiento y su biología, reconstruiremos sus músculos para saber cómo se movía, cuánto corría y cómo se alimentaba con sus mandíbulas. Las posibilidades son infinitas y apasionantes", expresa Irmis.