Descubierto un nuevo orden de insectos atrapado en ámbar

El primitivo espécimen encontrado, con un aspecto más bien extraterrestre, es un auténtica rareza en el mundo de los insectos

1 / 8

1 / 8

Novedades taxonómicas

Novedades taxonómicas

Este extraño insecto, encontrado y preservado en ámbar, representa una nueva especie, género, familia y orden de insectos.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregon

2 / 8

Defensas químicas

Defensas químicas

Las llamadas “glándulas de Nick” de este extinto insecto conservado en ámbar parecen liberar una sustancia que puede haber sido usada para repeler a los depredadores.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregon

3 / 8

Una cabeza de alienígena

Una cabeza de alienígena

Su cabeza, la cual según los investigadores se asemeja a la de la forma en que se retratan los alienígenas, es tan inusual ha requerido que el insecto extinto se clasifique en un orden taxonómico completamente nuevo.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregon

4 / 8

Aethiocarenus burmanicus

Aethiocarenus burmanicus

Visión lateral de la especie descubierta. La barra se corresponde con una de escala de 1 mm.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad de Oregon

5 / 8

Holototipo de Aethiocarenus burmanicus. Holotipo de Aethiocarenus burmanicus

Holotipo de Aethiocarenus burmanicus

A. Vista dorsal de la base del pronotum, mesonotum y metanotum, primeras piezas que componen el protótorax de estos insectos. La barra se corresponde con una de escala de 0,2 mm.

B. Vista lateral de la cabeza que muestra la inserción de la antena y el ocelo. La barra se corresponde con una de escala de 167 micras.

C. Glándulas secretoras y depósitos de secreción (flechas inferiores) en el cuello. La barra se corresponde con una de escala de 68 micras.

George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregón

6 / 8

Extremidades

Extremidades

A. Segmentos protarsales numerados. La barra se corresponde con una de escala de 120 micras.
B. Segmentos mesotarsales numerados. La barra se corresponde con una de escala de 85 micras.
C. Segmentos metatarsales numerados. La barra se corresponde con una de escala de 153 micras.

 

7 / 8

Captura de pantalla 2017-01-26 a la(s) 17.43.14. Detalles morfológicos

Detalles morfológicos

D. Pierna trasera que muestra espolones tibiales. La flecha muestra un pequeño espolón dorsal. La barra se corresponde con una de escala de 147 micras.

E. Vista lateral de la punta del metatarso. La barra se corresponde con una de escala de 100 micras.

F. Gonoporo. (protuberancia genital) La barra se corresponde con una de escala de 130 micras.

G. Vista dorsal del cerco (apéndice del último segmento abdominal). La flecha señala el epítropo (placa que rodea al orifício anal). La barra se corresponde con una de escala de 140 micras.

H. Vista dorsal del abdomen. La barra se corresponde con una de escala de 0,5 mm

I. Detalle del cerco izquierdo formado por 12 segmentos. La barra se corresponde con una de escala de 130 micras.

George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregón

8 / 8

George Poinar Jr.

George Poinar Jr.

El profesor George Poinar Jr. trabaja en su laboratorio de la Universidad Estatal de Oregon.

Foto: Universidad Estatal de Oregon

El primitivo espécimen encontrado, con un aspecto más bien extraterrestre, es un auténtica rareza en el mundo de los insectos

Investigadores de la Universidad Estatal de Oregón (OSU por sus siglas en inglés), han descubierto un insecto de 100 millones de años de antigüedad conservado en ámbar. Tal y como lo describen los científicos, el ejemplar posee una cabeza triangular que le da el aspecto de no proceder de este planeta. Las inusuales características del espécimen hallado son tales que, el insecto, ha sido clasificado en un orden taxonómico propio, un acontecimiento que en el ámbito de la taxonomía entomológica no se ve todos los días.

"Tiene una serie de características que simplemente no coinciden con las de cualquier otra especie que conozco"

Existen en la Tierra cerca de un millón de especies de insectos descritas; quizá, otros tantos millones más aún por descubrir. Sin embargo, hasta hace muy poco, todas las especies clasificadas podían incluirse dentro de alguno de los 31 órdenes en los que se subdivide la clase Insecta; incluida en el filo de los artrópodos. Ahora, hay uno más.

El hallazgo, publicado en la revista Cretaceous Research, describe lo que parece ser una hembra de esta especie de pequeño áptero –insectos que carecen de alas-. Su extrema rareza queda patente en las palabras del profesor emérito de entomología en el OSU College of Science, George Poinar, Jr. : “era pequeño, pero tuvo que inspirar mucho miedo. Este insecto tiene una serie de características que simplemente no coinciden con las de cualquier otra especie que conozco".

Poinar, que es uno de los principales expertos del mundo en la investigación de flora y fauna fósil atrapada en ámbar, explica que la especie probablemente viviera en las fisuras de la corteza de los árboles. Esta se alimentaria de ácaros, gusanos u hongos, mientras los dinosaurios merodeaban la Tierra ajenos a su existencia.

"Nunca había visto algo así. Parece ser único en el mundo de los insectos. Tras una discusión considerable decidimos que tenía que tomar lugar en un nuevo orden", añade el experto.

Más información

Una pieza de ámbar contiene la cola emplumada de un dinosaurio

Descubierta la cola de un dinosaurio conservada en ámbar

Tal vez lo más inusual, según el emérito profesor, es su cabeza triangular, alineada por uno de los vértices con el cuello y donde se insertan unos abultados ojos . Esta característica, por la que difiere de cualquier otro insecto conocido, otorgaba a la especie la capacidad de girar la cabeza hacia los lados abarcando un campo de visión de unos 180 grados.

Probablemente omnívoro, tenía un cuerpo largo, estrecho y plano, así como unas piernas igualmente largas y delgadas, por lo que los investigadores infieren que debía ser un insecto bastante rápido.

Además, se han hallado en el cuello del animal unas glándulas que, según los científicos, segregaban una sustancia química para repeler a sus depredadores.

Aethiocarenodea, un nuevo orden extinto

El insecto ha sido asignado a un orden reciente y exclusivamente creado para su especie: Aethiocarenodea. En referencia a las minas del valle de Hukawng de Myanmar – antigua Birmania - donde fue encontrado el insecto, la especie ha sido bautizada como Aethiocarenus burmanicus.

Más información

2 piezas de ámbar han conservado las alas de unas aves prehistóricas

La increíble conservación de unas alas prehistóricas en ámbar

“Tan sólo se ha encontrado otro ejemplar de este insecto, también conservado en ámbar birmano”, señala Poinar. Ambos especímenes pertenecen claramente a la misma especie y ahora comprenden la totalidad del orden Aethiocarenodea. Una cifra muy humilde en comparación, por ejemplo, con los coleópteros: el orden más diverso de insectos, en el que se incluyen los escarabajos y el cual abarca miles de especies conocidas.

Huelga decir que se trata de una especie extinta: tenía unas características especiales que le permitieron sobrevivir en los bosques de lo que antaño fue Myanmar (antigua Birmania), hace 100 millones de años, pero que por alguna razón desconocida desapareció. La causa más plausible de ello, apuntan los investigadores, fue la pérdida de su hábitat. No obstante, y gracias al haber permanecido congelada en el tiempo en una translucida, anaranjada y fosilizada pieza de resina fósil, los expertos tienen hoy una pista más para desentrañar los caminos seguidos por la evolución hasta nuestros días.