Descubierto un inmenso valle en Mercurio

El hallazgo de un inmenso valle junto al cráter Rembrandt es una prueba más de que el planeta más pequeño del Sistema Solar se encoge a medida que se enfría su núcleo

El gran valle de Mercurio

El gran valle de Mercurio

El gran valle de Mercurio, en azul marino, se extiende desde el cráter Rembrandt, en violeta, uno de los cráteres más grandes del Sistema Solar.

Imagen: NASA / JHUAPL / Carnegie Institution of Washington / DLR / Smithsonian Institution

Alec Forssmann

18 de noviembre de 2016

Un valle extenso ha sido revelado en Mercurio mediante la coloración digital de una parte de su topografía, según anunció la NASA el pasado miércoles. El inmenso valle recientemente descubierto, coloreado de azul oscuro en el mosaico de imágenes captado por la ya destruida sonda Messenger, mide unos 1.000 kilómetros de largo, unos 400 kilómetros de ancho y unos tres kilómetros de profundidad. El valle de Mercurio es más pequeño que Valles Marineris en Marte, pero más amplio que el Gran Cañón del Colorado y más ancho y profundo que el Gran Valle del Rift en África. Se encuentra en el hemisferio sur de Mercurio, el planeta más pequeño del Sistema Solar y el más cercano al Sol.

¿Cuánto sabes sobre astronomía?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre astronomía?

"El gran valle de Mercurio, a diferencia del Gran Valle del Rift, no ha sido creado por la separación de las placas litosféricas debido a la tectónica de placas. Más bien es el resultado de la contracción global de un planeta que sólo tiene una placa rocosa y que se encoge", explica Tom Watters, el principal autor del estudio sobre este valle, publicado en Geophysical Research Letters. La hipótesis más plausible para explicar la formación del gran valle de Mercurio consiste en la denominada longitud de la onda larga de pandeo, un fenómeno relacionado con la flexión o deformación de un cuerpo, en este caso la capa más externa de Mercurio por la contracción global o encogimiento que experimenta el planeta a medida que se enfría su núcleo. El enfriamiento del núcleo causa la contracción y flexión de la corteza exterior única.