Crean una sustancia que permite broncearse sin dañar la piel

Cabina de bronceado

Cabina de bronceado

¿Es posible ponerse moreno sin necesidad de someterse a los rayos ultravioleta?

Cuando nos exponemos a la luz del sol, los rayos UV penetran las capas de la piel, provocando daños celulares que pueden desembocar en cáncer. Para contrarrestar esos efectos dañinos, nuestro organismo secreta la melanina, que es el pigmento que provoca el bronceado en la piel.

Más información

La vacuna universal contra el cáncer está cada vez más cerca

La vacuna universal contra el cáncer está cada vez más cerca

El único inconveniente es que la melanina se "activa" precisamente al recibir la radiación, con lo que sus efectos beneficiosos podrían quedar contrarrestados por los daños provocados por los rayos ultravioleta. Además, las personas con piel más clara, con menos producción de melanina, tienen un riesgo más elevado de contraer cáncer si se exponen a elevados niveles de radiación.

Por ello la comunidad científica hace tiempo que se hace una pregunta ¿sería posible producir ese pigmento sin necesidad de someterse a los rayos ultravioleta? Eso es precisamente lo que intentó demostrar un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard.

Dirigidos por el dermatólogo David E. Fisher, los científicos han desarrollado un fármaco basado en pequeñas moléculas que estimulan la producción de pigmentos sin necesidad de recibir radiación UV.

Ponerse moreno de manera segura

El hallazgo, publicado en la revista Cell Reports, podría utilizarse para conseguir un bronceado inocuo que evitara el riesgo de cáncer, incluso podría aplicarse como complemento protector a las tradicionales cremas solares.

En concreto, los investigadores han identificado una molécula que actúa como un freno en la producción de melanina. Cuando está activa, la piel no llega a broncearse, pero cuando deja de estarlo, la producción de melanina se reanuda.

El nuevo fármaco desarrollado y patentado por los investigadores de Harvard es precisamente un inhibidor de ese compuesto, con lo que incentiva la producción de melanina y, por ende, protege de los rayos UV.

De momento el compuesto, que se puede administrar directamente sobre la piel, ya se ha ensayado con éxito en ratones y en cultivos celulares de piel humana. Eso sí, antes de iniciar ensayos en personas, advierten los investigadores, serán necesarias pruebas adicionales para descartar posibles efectos secundarios.