2 cráneos excavados en China tienen rasgos de los neandertales y de los humanos modernos

Xuchang 1 y 2

Xuchang 1 y 2

Reconstrucción virtual de los cráneos Xuchang 1 y 2 y, en el fondo, el sitio arqueológico donde han sido excavados, cerca de la ciudad de Xuchang, en el interior de China. Ambos cráneos comparten características de los humanos modernos y de los neandertales.

Imagen: Xiujie Wu

Los cráneos fragmentarios, excavados en Lingjing entre 2007 y 2014, presentan un mosaico de características: de los neandertales, de los humanos arcaicos y de los humanos modernos

Más información

¿Coincidieron los neandertales y los humanos modernos?

¿Coincidieron los neandertales y los humanos modernos?

Dos cráneos incompletos excavados entre 2007 y 2014 en el sitio arqueológico de Lingjing, cerca de Xuchang, en China, comparten características de los humanos modernos y de los neandertales, según revela un estudio publicado ayer en Science. Los dos cráneos fragmentarios, conocidos como Xuchang 1 y Xuchang 2, tienen una antigüedad de entre 105.000 y 125.000 años y "presentan características ancestrales propias de los primeros humanos euroasiáticos del este, de los humanos posteriores o contemporáneos y de los neandertales".

La Universidad Washington en San Luis, que también participa en el estudio, explica en un comunicado que "los cráneos presentan un mosaico de características": unas bóvedas craneales ligeras y aptas para un cerebro grande, con unos arcos superciliares moderados, que son peculiaridades propias de los humanos arcaicos tardíos y de los primeros humanos modernos del Viejo Mundo; unos neurocráneos bajos y amplios, uno que se redondea en la base del cráneo, propios de los primeros humanos euroasiáticos del este, del Pleistoceno medio; y, por último, la configuración de los conductos semicirculares del oído interno y la disposición detallada de la parte posterior del cráneo, propias de los neandertales.

La configuración de los conductos semicirculares del oído interno es propia de los neandertales

"La naturaleza biológica de los inmediatos predecesores de los humanos modernos ha sido poco conocida en el este de Eurasia a través del registro fósil", observa Erik Trinkaus, coautor del estudio, de la Universidad Washington en San Luis. "El hallazgo de estos cráneos de Xuchang, pertenecientes a humanos arcaicos tardíos, aumenta considerablemente nuestro conocimiento sobre estas poblaciones", afirma.